Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- En el marco del XXII Congreso Latinoamericano de Ginecología y Obstetricia FLASOG 2017, realizado en Cancún, se instalaron comités contra la violencia de género para cada país, cuyo objetivo será sensibilizar a los especialistas médicos y ayudar a las víctimas de ese delito que, en base a las cifras que proporcionaron, durante el 2016 en México el feminicidio cobró la vida de dos mil 289 mujeres, 700 menos que las reportadas en Brasil.

Argentina, Bolivia, Paraguay, Guatemala, México y Uruguay son los países que integran el comité conformado por doctores especializados en ginecología y obstetricia pertenecientes a la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (Flasog), quienes reconocieron que tenían una cuenta pendiente para ayudar en el combate de la “pandemia de violencia contra la mujer”.

También te puede interesar: Hospiten ofrece mastografías gratis durante este mes

El evento congregó a más cinco mil ginecólogos de Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá, Europa, Asia y África, bajo el lema “la salud y la mujer”, para hallar las directrices que desde su trinchera puedan trabajar por el respeto de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres latinoamericanas.

La doctora Diana Galimberti, de Argentina, detalló que aunque las políticas públicas para atender la violencia de género, que en muchos casos terminan en feminicidios, existen en los diferentes países que integran el comité recién conformado, éstas no son aplicadas.

“No hay que esperar a que la mujer llegue con un hueso roto al consultorio para actuar, si nosotros como médicos detectamos que ha sido violentada de alguna manera debemos apoyarla y avisar a las autoridades”, comentó.

Según la investigación que realizaron, en Latinoamérica se cometen la mitad de los feminicidios registrados a nivel mundial, pues al día 12 mujeres son asesinadas.

En ese sentido, informaron que el año pasado, Brasil reportó dos mil 925 muertes de mujeres en condiciones violentas; México tuvo dos mil 289, Guatemala 211, Bolivia 104, Uruguay 24, Argentina 290 y Paraguay 43.

Aclararon que en algunos casos, las autoridades no cuentan con cifras confiables, sobre todo en donde el número de muertes es bajo.

Los integrantes del comité relacionaron los embarazos de adolescentes con la violencia de género, ya que según la Unicef en América Latina y el Caribe, está la segunda tasa más alta a nivel mundial, la gran mayoría relacionados con violencia sexual.

Como sociedades de ginecología y obstetricia, recomendaron que a nivel local se impulse la educación de los profesionales en salud en el tema de derechos humanos y reproductivos, así como violencia de género; crear una casa de refugio para las víctimas, hacer políticas de salud, fomentar la inclusión laboral de las mujeres violentadas; mejor atención de las autoridades judiciales; capacitar a empleados de salud y de impartición de justicia para que atiendan a las menores y mujeres embarazadas sin aplicar estereotipos, además de crear un registro de monitoreo de las acciones propuestas.