Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La entrega de créditos de vivienda a trabajadores del Gobierno afiliados al ISSSTE en Quintana Roo, se desplomó en un 28.9%, durante el primer semestre del año, al igual que los montos de financiamiento, que se redujeron en 7.7%, en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Mientras que entre enero y junio de 2017 el Fondo de Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste) entregó 818 acciones de vivienda; en lo que va del año 2018, apenas se liberaron 582 créditos.

En lo que respecta a la inversión económica, la cifra pasó de 415.9 millones de pesos el año pasado, a tan solo 384.5 millones de pesos en 2018, según el reporte de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi).

También te puede interesar: Aumenta hasta 20% el costo de las viviendas

En contraste, organismos como el Infonavit y la Banca Privada, incrementaron sus montos de financiamientos en 12% y 18.1%, respectivamente.

El Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) colocó en Quintana Roo siete mil 992 acciones con una inversión de dos mil 855.1 millones de pesos.

Por su parte, la Banca Privada otorgó dos mil 509 financiamientos por un monto de dos mil 400.9 millones de pesos, durante el primer semestre de 2018, de acuerdo con las estadísticas oficiales.

De manera global, la Conavi reporta para Quintana Roo un total de 12 mil 749 acciones de vivienda por cinco mil 695.7 millones de pesos, cifra que representó un incremento general de 13.3 % en comparación con el año pasado.

La vivienda nueva continúa siendo el sector de mayor demanda con 67.7 % del total de la inversión, seguido por el mejoramiento y las viviendas usadas.

Juan Manuel Mercader Rodríguez, empresario del sector inmobiliario, destacó que en el caso de la zona sur del Estado, el tema de la vivienda se verá reforzado en este año con un programa especial adicional, impulsado junto con la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (Sedetus) e instancias federales.

El programa contempla viviendas subsidiadas y lotes con servicios, para personas que no cuentan con seguridad social o que no pueden comprobar ingresos.