Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El agente del Ministerio Público del Fuero Común inició una carpeta de investigación por el caso de los hombres ejecutados y encontrados en unos tambos de basura en la Supermanzana 64, ambos ya fueron identificados.

Respecto a este hecho, la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), informó que el día de ayer familiares de los dos occisos se presentaron en la dependencia para reconocer los dos cadáveres en el Servicio Médico Forense (Semefo).

También te puede interesar: Ejecutan a una persona en Paseos del Mar

Uno de los ahora occisos fue identificado con las siglas F.A.M.C., de 22 años de edad, quien trabajaba como aluminiero, mientras que el otro fue reconocido con las siglas J.A.L.P., de 21 años de edad, quien se encontraba desempleado.

Los cuerpos fueron entregados a los familiares de las víctimas en el transcurso de la tarde de ayer, luego de realizar los trámites correspondientes ante el Ministerio Público del Fuero Común.

Como se recordará las dos personas fueron encontradas ejecutadas la mañana del miércoles, dentro de dos tambos de basura en la Supermanzana 64, sobre la avenida Tulum.

Cuerpos hallados en tambos presentan huellas de tortura

Envueltos en bolsas negras para basura -en el interior de unos tambos- encontraron los cuerpos de dos sujetos, en una calle de la Supermanzana 64, lo que movilizó a las autoridades policíacas.

Un hombre que pasaba por la calle 33, con avenida José López Portillo, fue a ver qué sacaba de los tambos, pero se topó con unos cuerpos, y rápido lo reportó al número de emergencia 911.

Elementos policíacos arribaron en el lugar alrededor de las 7:20 de la mañana de ayer, para confirmar el reporte, y rápidamente colocaron su cinta amarilla para delimitar la zona, para que los peritos de la comandancia de homicidios pudieran verificar los hechos.

Luego de los peritajes, sacaron los cuerpos de los tambos, primero del azul, donde estaba un sujeto que vestía pantalón negro y playera blanca con estampado, era de tez morena, complexión media, cabello lacio, quien presentaba lesiones cortantes en la cabeza, así como huellas de tortura. 

Mientras que en el contenedor café se localizó el cuerpo de un joven de aproximadamente 20 años, quien vestía pantalón azul, playera negra, era de complexión delgada, cabello oscuro ondulado, a quien se le apreció un corte en el cuello como degollamiento, varios tatuajes y signos de tortura.

Las víctimas quedaron en calidad de desconocidas, por lo que fueron llevadas al Servicio Médico Forense (Semefo) para realizarles la necropsia de ley, donde quedarán hasta que algún familiar se presente para su identificación y los trámites para la entrega de los cuerpos.