Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Luego de una deliciosa cena de fin de año, el ya tradicional recalentado es el platillo favorito de muchos. En Quintana Roo, las tortas de cochinita,  los tamales colados, el bacalao, los romeritos, el pavo, o bien, la pierna al horno, son irresistibles para recibir con el estómago lleno, este 2015.

Sin embargo, el consumir alimentos que ya fueron preparados un día antes  y que se consumen  varias horas después,  podría traer algunos riesgos para los comensales, quienes lo menos que desean es cocinar. 

Refrigerar los alimentos

De acuerdo con información del portal de “Excelsior”, lo más recomendable para evitar dolor estomacal, inflamación e incluso intoxicación severa, es asegurarse que la noche anterior los alimentos se enfríen a temperatura ambiente y, una hora más tarde que hayan perdido todo el calor, colocarlos en el refrigerador.

Refrigerar la cena de fin de año ayuda a que elementos típicos de estos alimentos como el camarón, puerco, crema y frutas que son sensibles a los cambios bruscos de temperatura, no se descompongan a pocas horas de su preparación.

Hervirlos

Una vez que se disponga a comer lo que quedó del lomo enchilado o el relleno del pavo de la noche anterior, debe tomar en cuenta que cuando se colocan los alimentos al fuego éstos deben soltar el hervor o lo que es lo mismo esperar a que el platillo hierva.

Otro punto importante es: recalantar sólo la porción de comida que se va a ingerir, esto por comodidad, pero también porque entre más oscilé la temperatura de estos platillos, su descomposición se acelera.

Moderar la ingesta 

Un consejo más antes de que llene su plato con todos los alimentos de la cena de ayer: no se exceda. Recuerde que sobrecargar su estómago con el exceso de ingesta puede provocar diversos padecimientos estomacales como dolor abdominal, agruras y pesadez, por mencionar algunos.