Redacción
CANCÚN, Q. Roo.- Los ataques armados de la delincuencia organizada contra elementos e instituciones policíacas fueron porque no se respetó el acuerdo que hicieron con la administración pasada que les permitió operar principalmente en Benito Juárez, donde ahora autoridades federales presionan para que exterminen a las células delictivas en este destino turístico, señala información de inteligencia militar.

El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) tiene el sello de eliminar a todo aquel policía, de cualquier corporación que no proteja o solape a sus células delictivas.

También te puede interesar: Matan a coordinador de Radiotaxis cerca de su casa

Actualmente integrantes de este grupo delictivo operan sin ningún problema en los municipios de Cozumel, Bacalar, Isla Mujeres, Solidaridad y Tulum.

La guerra sin cuartel la tienen en Cancún contra grupos antagónicos o contra las autoridades policíacas que no cumplieron con el pacto que tuvieron en las dos últimas administraciones.

Fue en el sexenio de Roberto Borge Ángulo cuando le permitió a este grupo delictivo que se consolidara y se asentara para realizar sus operaciones relacionadas con el narcotráfico, extorsiones, secuestro, robos, indica la fuente.

Los funcionarios que manejaban los cuerpos policíacos tenían que trabajar en coordinación con el grupo delictivo, con la anuencia para que pudieran traficar con droga en el corredor Cancún-Playa del Carmen.

Ahora con la presión de las autoridades federales para que el gobierno municipal de Benito Juárez combata las células delictivas ha generado los ataques contra las corporaciones policíacas, porque no están respetando el convenio.

Uno de los ataques fue cuando atentaron contra la vida de la comandante “Tornado”, cuando se desplazaba en su patrulla 5545 sobre la avenida Yaxchilán, en marzo pasado, logró sobrevivir junto con los dos escoltas que iba.

Los del CJNG la señalaron de proteger a los tiradores que operaban en la zona hotelera y a la que veían como un obstáculo para controlar totalmente la plaza de Cancún.

También están los ataques contra las patrullas 5540 en la Plaza de Toros, donde un oficial murió, la patrulla 5509 en la que también el conductor falleció, además de la patrulla 5914, en este último los elementos lograron sobrevivir, todas de la Policía Municipal.

El ataque con armas largas más reciente fue contra una patrulla de la policía estatal, donde un elemento policíaco logró sobrevivir.

Con el cambio de gobierno estatal, el CJNG se consolidó en la zona norte, y la falta de coordinación entre las autoridades federales, municipales y estatales ha generado que otras células delictivas operen.