Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- La Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo (Aseqroo) detectó que entre Mauricio Góngora Escalante y Rafael Castro Castro, ex presidentes de la administración 2013-2016, configuraron afectaciones al erario por 57 millones 659 mil 368 pesos que debieron ser destinados a obra pública, pero que no se ejecutaron.

Lo anterior quedó consignado en la versión pública que la Aseqroo realizó al Ayuntamiento de Solidaridad correspondiente al Ejercicio Fiscal 2016, y aunque hace referencia a todo el año ese desfalco habría ocurrido en los primeros nueve meses en los que estuvieron al frente Góngora y Castro.

También te puede interesar: Piden apoyo al auditor para juicio de Marrufo

Los 57.6 millones forman parte de los 88 millones que la Aseqroo detectó como faltantes o irregulares entre los ejercicios fiscales 2015 y 2016, con lo que 30.4 millones corresponden al 2015.

De acuerdo al informe técnico de la Aseqroo, las afectaciones al erario que inicialmente se detectaron ascendieron a 66 millones 741 mil 988 pesos, pero luego de las observaciones emitidas se cubrió con documentación 9 millones 82 mil pesos 619 pesos.

El Ayuntamiento programó para el ejercicio fiscal 2016 una inversión en obra pública por 359 millones 609 mil 526 pesos, de los cuales 126 millones 494 mil 312 pesos fueron recursos federales, en los que la Aseqroo no tiene facultades para auditar.

El resto, 233 millones 115 mil 214 pesos fueron impuestos que pagaron los solidarenses y que debieron ser asignados a obra pública; ese recurso fue el que auditó la dependencia que dirige Manuel Palacios Herrera, y de los cuales resultó una afectación al erario por los 57.6 millones de pesos.

Cabe apuntar que algunos elementos que conforman esta auditoría han sido retomados por la Contraloría municipal que dirige Paul Cárdenas Lugo, aunque hasta ahora las cuatro denuncias que ha hecho el Ayuntamiento de Solidaridad contra ex funcionarios de la pasada administración son por afectaciones detectadas en el área de los servicios públicos y no de obras, como es el caso que detectó la Auditoría.

Lo presentado en las denuncias municipales asciende a poco más de 355 millones de pesos, aunque esa cifra se incrementará según lo anunciado por las autoridades municipales con una quinta denuncia que está en puerta.