Daniel Pacheco/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Alrededor del mediodía del miércoles 12 de julio, se interpuso una nueva denuncia por presuntas irregularidades en las finanzas públicas municipales en contra de la pasada administración del Ayuntamiento de Solidaridad, ahora ante la Procuraduría General de la República (PGR).

Cristina Torres Gómez, actual presidenta municipal, informó que la querella se refiere a un desfalco de más de 47 millones de pesos pertenecientes a rubros federales, cuya ejecución no ha sido solventada, por lo que se denunció el presunto Ejercicio Indebido de Recursos Públicos.

También te puede interesar: Cercana, orden de aprehensión contra Mauricio Góngora

Esto con base en dictámenes que han realizado de manera interna a la comuna auditores contables.

“Fuimos con el Síndico. Les había comentado que teníamos los resultados de las auditorías relacionados con el ejercicio de recursos federales que fueron utilizados, no sabemos para qué, de un total de movimientos por poco más de 120 millones de pesos, 47 como tal no tenemos registro de dónde fueron, qué ocurrió con ellos. Al tratarse de recursos provenientes de fondos federales, se presenta (la denuncia) ante la Procuraduría General de la República”, dijo la presidenta municipal.

“Al tratarse de recursos provenientes de fondos federales, se presenta (la denuncia) ante la Procuraduría General de la República”

Esta es la cuarta denuncia realizada por la actual administración municipal contra sus antecesores; tres ante la Fiscalía General de Quintana Roo referentes a delitos del Fuero Común y este nuevo proceso ante la PGR; sumando un daño al erario de más de 150 millones de pesos, cifra que podría aumentar.

La alcaldesa adelantó que es posible que pueda haber más denuncias o que se concreten ampliaciones de las que ya fueron presentadas desde finales del pasado 2016 y hasta la fecha, ya que las auditorías continúan y dentro de dichos procesos van saliendo a la luz acciones irregulares; algunas con solventaciones de tipo administrativo y otras no.

Aunque Torres Gómez explicó que debido al concepto de “presunción de inocencia”, no se pueden manejar nombres de los posibles implicados, se indicó que la responsabilidad recaería en quienes tomaban las decisiones en las áreas de Tesorería y Egresos, pues tenían la capacidad de determinar hacia dónde se movían los recursos.

Bajo esa consideración, los señalamientos podrían recaer en los titulares de manejo de finanzas del municipio de aquel entonces como lo son el tesorero municipal Gabriel Castro Cárdenas, el director de Finanzas de dicho período y mismo ex alcalde Mauricio Góngora Escalante.