Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. ROO.- En un operativo encabezado por el Instituto Nacional de Migración (INM), ayer, 26 cubanos, algunos considerados de alta peligrosidad, y que estaban de manera ilegal en México fueron deportados a su país de origen.

En el traslado participaron además de los elementos de Migración, agentes de la Policía Federal Preventiva, así como autoridades militares.

También te puede interesar: Incrementa en un 88% el delito de extorsión en Q. Roo

El operativo se realizó cerca de las 7:30 de la mañana en el Aeropuerto Internacional de Chetumal, a donde llegaron desde temprana hora varias unidades de traslado del INM, con cubanos a bordo.

En el sitio aguardaba el avión de la PFP, color azul con número PF-403 y matrícula XC-DPF. La aeronave fue abordada por los indocumentados, agentes de migración y policías federales y minutos más tarde despegó de la terminal aérea.

De acuerdo con los datos recabados, a diferencia de otras deportaciones que se realizan desde el centro del país, en vuelos comerciales; en esta ocasión se supo que el avión tenía como destino directo la isla de Cuba, debido a las condiciones de riesgo de los indocumentados.

Aunque las autoridades migratorias se negaron a proporcionar información sobre el operativo, en el lugar se pudo observar que fue encabezado por Harley Sosa Guillén, actual delegado del Instituto en Quintana Roo.

Los cubanos deportados fueron interceptados y asegurados el pasado 6 de abril en costas de México, cerca de la zona de Isla Mujeres y posteriormente trasladados a la ciudad de Chetumal, donde permanecieron, hasta ayer.

Desde el aseguramiento fueron considerados como de especial atención, toda vez que, a diferencia de los demás aseguramientos de cubanos, estos fueron sorprendidos a bordo de lanchas rápidas y no en balsas improvisadas.

La deportación de los antillanos se da 15 días después de que tres de ellos intentaron fugarse de las instalaciones de la Estación Migratoria de Chetumal.

En esa ocasión, sólo uno de ellos logró brincar una barda de casi cuatro metros; sin embargo, más tarde fue capturado por elementos de la Policía Municipal Preventiva, en un operativo implementados entre diversas corporaciones de seguridad estatal y federal.