Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Quintana Roo.- Alejandro Arenas Martínez, encargado de la administración de Xcacel, sostuvo que cualquier desarrollo cercano sin duda tendrá un efecto contrario a la protección que se busca para las especies marinas, particularmente las tortugas.

“Los trabajos que se llevan a cabo a un costado del santuario afectarán en algún momento toda la fauna que se protege junto con los quelonios. El desmonte es la forma directa de afectación, ya que se reduce el área para cualquier especie”, destacó.

También te puede interesar: ¿Quieres visitar Xcacel? Debes cumplir estas restricciones

Por el momento, dijo que se ha pedido a los constructores que eviten que los trabajadores pesquen o hagan cualquier otra actividad dentro del santuario, ya que en los alrededores no se puede evitar.

“Tienen que respetar los límites físicos, para eso se colocó también una malla ciclónica, a fin de que se  evite que ingresen furtivamente”, agregó.

“El proyecto La Calma es el que se encuentra en el límite norte del santuario, y ello por si sólo es un impacto a la zona reservada, empezando por los trabajadores y maquinaria que hará que la fauna huya del lugar. “Lo que se haga al lado del santuario, tendrá una afectación, se quiera o no”, sentenció.

Son pocos los sitios de los alrededores que no cuentan con hoteles, añadió y esto afectará a corto o mediano plazo por la presión que ejerce al no tener playas abiertas al público.

Se proyecta que Xcacel sea un santuario más ecológico, y educativo que le permita a la gente aprender y que el nado sea el último servicio para los visitantes y se espera lograrlo paulatinamente, agregó, con la ayuda de organizaciones ambientalistas.

El programa de manejo tiene varios componentes, tales como el de inspección y vigilancia, educación, investigación y monitoreo y hay proyectos para identificar el jaguar y cuidar la vegetación, evitando las llamadas especies invasivas, que van cerrando espacios a la flora nativa, por lo que está analizando cómo reducir esa presencia y sustituirlas.

Se trabaja para que se cumpla la función que es educar y para ello debe contribuir la comunidad y en particular la de Tulum, Akumal y Chemuyil, ya que los residentes de estas localidades no pagarán la cuota que se cobra, pero si deben apegarse a las reglas establecidas para preservar el sitio.