Joel Zamora/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo.- Un grupo de investigadores del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) consideraron innecesaria desarrollar una investigación en la laguna Chakanbakán, debido a que duraría mucho tiempo y el socavón se originó naturalmente.

Una de las primeras teorías, aún no comprobadas, es la actividad poblacional del ejido Laguna Om por medio de las actividades agrícolas de la zona y las corrientes internas que propiciaron un reacomodo de la tierra.

También te puede interesar: Revelan qué causó ‘desaparición’ de la laguna Chakanbakán

Juan Carlos Alcérreca, investigador especializado en ingeniería de costas y ríos, consideró que el esfuerzo requerido para realizar una investigación no incluye sólo una zona, involucra desarrollar un análisis donde involucra a muchos especialistas.

Comentó que hay que diferenciar los socavones que ocurren en zonas naturales y los que ocurren en muchas ciudades.

“Uno de los casos es el de Chetumal, ya que los rellenos que se dan artificialmente ocasionan que haya una erosión de este material (castico) mal colocado; es decir, hablamos de fenómenos naturales y otros de mala ejecución de las obras, además de casos donde puede ser en combinación”, advirtió el investigador.

Gerald Alexander Islebe, investigador especialista en paleoecología del cuaternario, ecología de comunidades vegetales y biogeografía, entre otras, dijo que el fenómeno natural que se observó en Chakanbakán se debió a la naturaleza castica y los carbonatos que yacen en el subsuelo, debido a ríos subterráneos que no se ven, pero que sí están.

Sin embargo, también dijo que este proceso pudo haberse fortalecido por actividades humanas, como la deforestación y la perforación de pozos profundos.

El investigador consideró que la afectación, desde la parte baja, se observó en un 30% de la laguna completa; además de otro 30% de agua que descendió de la zona norte del cuerpo completo.

Pablo Ramírez Bajaras, investigador especializado en agroecología, sociedad y ambiente, dijo que las especies que pudieran estar padeciendo pueden ser los cocodrilos, los tapires, y los jaguares; aunque no dependen de manera inmediata o directa al cuerpo lagunar, pudieran desplazarse a otros sitios o soportar temporalmente el efecto negativo del fenómeno.