Redacción
CANCÚN, Q. Roo.- Desollado del rostro y descuartizado fue hallado la mañana de ayer el cuerpo de un sujeto, que estaba envuelto en bolsas, fue arrojado a la vera de un camino de terracería que ubicado en un área verde que está cerca de la Región 213, donde la delincuencia organizada ha utilizado para tirar cuerpos.

A las 7 horas, el número de emergencia 911 recibió el reporte que vecinos de la citada región habían encontrado una bolsas negras, que tenían lo que parecía ser restos humanos.

También te puede interesar: Mañana violenta: hallan cuerpo sin vida en un área verde de Cancún

Dos patrullas de la Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito (Smspyt), iniciaron la búsqueda del lugar, el cual lo hallaron a unos 500 metros donde termina la avenida 127.

Se trataba de un cuerpo descuartizado que estaba en tres bolsas, los uniformados iniciaron el protocolo de cadena de custodia y acordonaron el área.

Minutos después entregaron la zona a elementos de la Policía Ministerial y a peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) quienes realizaron el procesamiento del lugar para buscar datos de prueba.

Los peritos no abrieron las bolsas en el lugar, estas fueron subidas a una camioneta de la Policía Ministerial para trasladar los restos a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) para la necropsia de ley.

El personal de la Fiscalía también levantó un cartón donde tenía escrito un mensaje de la delincuencia organizada, no se informó si se encontraron casquillos en el lugar de los hechos.

Posteriormente se dio a conocer que el sujeto había sido desollado del rostro, es decir, los homicidas le quitaron la piel, hasta ayer se encontraba en calidad de desconocido.

Las autoridades ministeriales sospechan que podría ser el abogado Cristhofer N, ya que la noche del pasado lunes fue privado de su libertad cuando salía de su domicilio por un grupo de sujetos armados.

De hecho, la Fiscalía inició un expediente por la desaparición de este abogado y solicitó la colaboración de la ciudadanía de comunicarse a dicha institución de justicia para cualquier informe de su paradero.