El último día de noviembre Roberto Cintrón Gómez fue electo presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos. Asumirá formalmente el 1 de enero, tras lo cual impulsará una nueva estrategia turística para el destino; seguramente, considerando gran parte de lo construido hasta hoy, hecho que le ha valido, al Caribe mexicano en su conjunto, un liderazgo indiscutible en la región.

Cintrón Gómez estaría al frente de la agrupación hasta el 31 de diciembre de 2020, tiempo en que prevé refrescar y reforzar la promoción en los ámbitos nacional e internacional. Para ello impulsará el Comité de Promoción (que presidirá Carlos Da Silva), el cual incluirá por primera vez a los segmentos turismo médico, deportivo y lifestyle, además de los tradicionales de bodas, así como grupos y convenciones.

Hará lo propio con el Consejo Directivo -una mezcla de experiencia y juventud- al integrar a algunos de los herederos del sector: Daniela Vara Solís, Emilio Muñoz Vado y Eduardo Cordero Rodríguez. El relevo generacional interesa más allá del ramo en cuestión.

El propósito central en ambos órganos es dar mayor valor agregado a los asociados en temas promocionales, coordinando esfuerzos individuales en beneficio de toda la industria.

Pero antes de ello se cierra el año, uno con cifras alegres: ocupaciones superiores al 90% al confluir la llegada de turistas de todos los mercados emisores, tendencia que se mantiene en el segmento de cruceros: Cozumel, por ejemplo, recibiría 3.6 millones de visitantes, a bordo de mil 258 hoteles flotantes, en 2018. Por estos días se habla de que ya es líder en el mundo.

Y viene un año para permanecer optimistas: la Secretaría estatal dio a conocer que para la temporada alta de Cancún las aerolíneas tienen 5 millones de asientos disponibles en vuelos regulares; incluso, hay hoteles que tienen garantizados buenos niveles de ocupación para el lapso enero-mayo.

La bonanza actual permite generar más de 400 mil empleos y conservar un inventario hotelero que prácticamente ronda las 100 mil habitaciones. En un contexto de más inversiones y estadísticas positivas, todo lo anterior pudiera quedar corto.

Desorbitado

El último estudio de “El Viajero Digital” señala que el 89% de los usuarios de Facebook se inspira en vacaciones o viajes de familiares y amigos, además de que el 75% del tráfico de internet, sobre destinos turísticos, es en video. En dicho sentido, las campañas de desprestigio deben sofocar bien y a tiempo.

También falta ver que lo anterior se refleje en el bolsillo de todos los prestadores de servicios turísticos, luego de que el último estudio de la firma Marketing Consultants mantuviera el descenso en la salida de turistas a restaurantes y centros comerciales debido al sistema Todo Incluido, lo cual ha provocado que estos sectores volteen hacia la plataforma de hospedaje Airbnb como una tabla de salvación.

Por último, ¿qué pasará con el impuesto al hospedaje y el punto porcentual para seguridad?

Son tres desafíos que deben encararse con altura de miras.