Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- En las comunidades del municipio capitalino, han detectado a campesinos con certificados de primaria o secundaria, pero sin saber leer o escribir, volviéndolos vulnerables a no poder acceder a programas y ser defraudados.

Andrés Blanco Cruz, regidor de Othón P. Blanco y coordinador de la Central Campesina Cardenista en la zona sur del Estado, comentó que aunque no tiene una cifra exacta, si se han topado con estos problemas que han surgido en los recorridos que han hechos en diversas comunidades. Además coincidió en que no están haciendo campañas para que la gente acceder a salir del rezago educativo.

“Es lamentable que las personas estén en esas condiciones, un documento tan sencillo e importante más aun para la gente del campo y zona maya que les impide a veces de poder acceder a programas o son víctimas de estafadores, porque no pueden estar informados objetivamente”, indicó.

También te puede interesar: Cientos de cañeros inician huelga en el Ingenio San Rafael

Resaltó que se han topado con gente que no sabe leer ni escribir, pero lo más raro es que tienen su certificado, incluso de secundaria.

“Esto da pie a pensar que se estuvo o está entregando el documento para bajar los índices que tenemos a nivel nacional y que por eso se le da a la gente, pese a que no está apta para recibir el documento”, resaltó.

Indicó que no tiene un dato exacto de las personas que están en esas condiciones, pero sí se han topado con la lamentable situación en las zonas rurales; sin embargo, hasta el momento desconocen los detalles de cómo fueron adquiridos.

Blanco Cruz reconoció que las campañas para poder sacar a la población del rezago educativo, son mínimas. “Sinceramente no hemos visto campañas, está muy limitado o nulo el tema para la gente del campo”, reconoció.

De acuerdo con las cifras del Consejo Estatal de Población (Coespo), solo en municipios de la zona sur y centro del Estado, que comprende a José María Morelos, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Othón P. Blanco, existen 20 mil 338 personas analfabetas, es decir que no saben leer ni escribir.