Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Q. ROO.-El abandono del tratamiento de la diabetes, padecida en México por 11 millones de personas, es una de las principales causas para que el promedio de vida de una persona se reduzca, pero está por llegar al país una inyección que combina medicamentos que actualmente se usan por separado, que permitirá a los pacientes tener un control exitoso, dijo el doctor Fernando Lavalle, endocrinólogo y jefe de la clínica de la diabetes en el hospital universitario de Nuevo León.

También te puede interesar: Mejora salud del sistema arrecifal en Q. Roo

“Es una inyección que combina la insulina glargina con lixisenatidina, indicada para los pacientes con diabetes tipo 2 que no logrado control con otro tipo de tratamiento”, explicó.

Este fin de semana 500 médicos de México y 20 ponentes de diferentes países se reunieron en Cancún, en el marco de la Cumbre de la Diabetes y Cardiovascular, para conocer los avances en los tratamientos para las personas que tienen problemas con los niveles de glucosas y los males relacionados con ese desorden de salud.

La falta de control en la diabetes tipo 2 puede traer como consecuencia que el paciente presente problemas de visión, daño de retina, pérdida de la vista, úlceras y amputaciones.

Lavalle González, dijo que para lograr un tratamiento exitoso hay nuevas opciones en el mercado que dentro de unos meses llegarán a México para el control de la glucosa.

Se trata de una inyección que combina la insulina glargina con la lixisenatida, indicada para pacientes adultos con diabetes tipo 2 que no han logrado un control exitoso, ayudándolos a evitar aumentos de hipoglucemia y disminuyendo afectaciones grastrointestinales.

Cifras proporcionadas en el evento, señalan que 11 millones de mexicanos son diabéticos, la cifra aumentó 2.4% del 2006 a la fecha; la inversión que el sector salud público realiza en el control de la enfermedad es de tres mil 872 millones de dólares al año.

Quien está diagnosticado con diabetes debe llevar tratamientos de por vida, además de que con el paso de los años la salud se deteriora más y eso significa consumo de más medicamentos, haciendo que el paciente incumpla al pie de la letra con las indicaciones médicas y no sufra complicaciones.