Agencia
CANCÚN, Q. Roo.-  Ser generoso, innovar, buscar buenos mentores, cuidar la salud y no descuidar a la familia, son algunos de los propósitos de Año Nuevo que debe tener todo aquel que ha decidido dirigir su propia empresa.  

Si estás en el proceso y temes no tener suficiente personal para lograrlo, este dato te puede servir: el 60 % de las 43 mil 978 empresas que operan en Quintana Roo, tienen entre uno y dos empleados, según el Censo Económico 2014 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con la revista digital SoyEntrepreneur.com los 10 propósitos que todo emprendedor debe tener son: 

Crecer tu negocio. Si bien esto no depende completamente del emprendedor debido a que hay factores internos y externos que influyen, buena parte del éxito de una empresa está en quien la dirige. Crea una estrategia digital que te permita posicionarte a ti y a tu empresa en el mercado. Esto incluye la creación de un sitio Web, redes sociales, SEO y e-commerce.  

Encontrar buenos colaboradores. Un empresario exitoso sabe que la clave de su éxito está en el capital humano y que debe rodearse de personas talentosas que puedan aportar algo distinto y de valor a su empresa.

Innovar en una o varias áreas del negocio. Revisa tus procesos, productos o servicios e identifica las principales áreas de mejora y ponte como propósito buscar soluciones innovadoras para ellas. No temas a tomar riesgos y hacer cosas nuevas. 

Acercarte a mentores. Si aún no cuentas con personas que te puedan orientar, inicia la búsqueda este próximo año; si ya las tienes, oblígate a tener un contacto constante y valioso con ellos.

Cuidar tu salud. Si tu empresa es nueva, lo más seguro es que durante 2014 hayas descuidado mucho tu salud. Duermes poco, comes mal y no haces ejercicio. Para el próximo año procura mejorar tus hábitos alimenticios y de sueño, así como ejercitarte y practicar meditación todos los días. 

Aprovechar las oportunidades de networking. Crea una agenda de los principales eventos a los que quieras asistir en el año, y procura no perdértelos. También considera cultivar las relaciones pasadas y ponerte en contacto con antiguos colegas, amigos y compañeros.

Ser más productivo. No se trata de trabajar más, sino de trabajar mejor. Ponte como propósito deshacerte de las principales distracciones y concentrarte más en tus tareas. 

Cultivar tu crecimiento profesional y personal. Un emprendedor nunca debe dejar de aprender. Aprender un nuevo idioma, por ejemplo, te ayudará a aumentar tus conexiones cerebrales y facilita la toma de decisiones. 

Ser generoso. Haz que la responsabilidad social y medioambiental sean parte de ti y de tu negocio. Aplica prácticas ecoamigables en tu empresa y de ser posible, apoya económicamente alguna causa que te importe. 

No descuidar a tu familia y amigos. Estas personas pueden ser tu mayor motivación y soporte. Aunque tu agenda siempre esté llena, trata de dedicar días u horas sólo para ellos.