Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El equipo multidisciplinario del Hospital General Regional número 17, de la delegación estatal en Quintana Roo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en conjunto con especialistas del Hospital General de Cancún, realizaron con éxito la procuración de riñones, córneas, piel y hueso de una joven de 21 años de edad; la paciente fue internada tras sufrir un intenso dolor de cabeza y pese a los esfuerzos de los médicos nada se pudo hacer frente a un deterioro neurológico progresivo y se confirmó la muerte cerebral.

También te puede interesar: Coparmex logra registrar 80 observadores electorales

Flavio Carlos Rosado, delegado estatal en la entidad, dijo que gracias a la decisión de sus familiares, y pese al dolor de su muerte, ellos comprendieron la importancia de la donación de órganos, accedieron al procedimiento, manifestando que respetaban el deseo y voluntad de su hija; con la donación fue posible beneficiar a seis derechohabientes que esperaban un órgano.

El procedimiento quirúrgico duró aproximadamente siete horas, ya que fue la primera vez que se procuró, además de órganos, tejido y hueso. Con esta cirugía, esta unidad médica ha realizado en lo que va del año, el trasplante de cuatro córneas, cuatro riñones, un hígado, piel y hueso.

El Seguro Social trabaja arduamente en seguir difundiendo la cultura de la donación, ya que gracias a esto es posible que personas mejoren su calidad de vida, luego de padecer enfermedades que los imposibilitan a llevarla de manera normal, se informó en un comunicado.

Al respecto, el titular de la Coordinación de Procuración de Órganos y Tejidos, Moisés Campos Navarro, indicó que lo ideal es que sea un tema que se deba tratar en familia para que una vez que se produzca una muerte encefálica o paro cardiorrespiratorio, se pueda agilizar el trámite.

En ese sentido, Campos Navarro explicó que la importancia de este tema radica en que en muchas ocasiones las personas desean donar sus órganos pero nunca lo comentaron con sus familiares, por lo que si se llega a producir un fallecimiento repentino jamás se sabrá la verdadera voluntad del occiso.