Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La pérdida de manglar en Quintana Roo es “dramática”, en 20 años en el estado han desaparecido siete mil hectáreas de este ecosistema debido al desarrollo turístico y la cifra aumentará, sobre todo en la zona del municipio Lázaro Cárdenas, en donde existen proyectos de construcción, señaló Jorge Herrera Silveira, investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), en el marco de la presentación del proyecto de rehabilitación del Área de Protección de Flora y Fauna Manglares de Nichupté.

Actualmente, Campeche, Quintana Roo y Yucatán ocupan el primer, segundo y tercer lugar, respectivamente, en extensión de manglar, informó el científico.

El estado con más perdida de manglar es Quintana Roo”, resaltó.

También te puede interesar: Profepa dice que 'es legal' la tala de mangle en Las Brisas

La reducción de las zonas de manglar quintanarroense fue calificada por el científico como algo “dramático”, y que además no va a detenerse, pues existen proyectos hoteleros en otras áreas, como el caso de Holbox.

“Holbox es una tierra de nadie, allá dicen que van a levantar una casita y de repente ya hicieron un hotel… es tierra de nadie”, comentó.

Las siete mil hectáreas de mangle representan alrededor del 20% del total de extensión que tenía antes de su éxito como destino turístico, y aun así ocupa el segundo lugar a nivel nacional en este tipo de vegetación.

Rehabilitación de mangle en Cancún

Cancún cuenta con el Área de Protección de Flora y Fauna Manglares de Nichupté (APFFMN), un humedal urbano que fue decretado como zona protegida el 26 de julio del 2008, en el marco de la conmemoración del “Día Internacional de la Conservación del Ecosistema de Manglar”.

Este jueves fue presentada la estrategia para la rehabilitación en el polígono 1 del APFFMN, que consiste en desazolvar y dar mantenimiento a las alcantarillas existentes y el restablecimiento de los flujos preferenciales del agua para recuperar el humedal y recuperar la conectividad hidrológica e hidroperíodo para fomentar su buen funcionamiento.

Una vez que se conocieron las acciones necesarias para la rehabilitación de la zona, corresponde a Fonatur destinar al personal que va a realizar los trabajos.