Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- A partir del año pasado, el Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Cancún, ha detectado un repunte en el consumo de marihuana que la coloca arriba del uso del cigarro y el alcohol, de hecho ya es la sustancia con la que los consumidores tienen primer contacto, señaló Lilliam Negrete, directora del Centro.

La psicóloga consideró que el incremento en el uso de la marihuana está relacionado a la idea de que, por exigirse su legalización, ésta no es dañina ni adictiva, sin embargo han atendido brotes psicóticos relacionados con el consumo de la sustancia.

Hasta el año pasado, antes de probar drogas ilegales, consumían las legales, es decir el alcohol y cigarro, ahora el uso de estas sustancias ya fue rebasado por el de la marihuana.

También te puede interesar: Mucho trabajo y poca paga, combo ideal para las adicciones

La legalización del cannabis es considerada un riesgo, en Benito Juárez los partidos políticos apoyan la medida, aunque psicólogos que atienden a personas adictas consideran que Cancún no está listo para enfrentar esa medida por la confusión que está creando el decreto de permitir su uso con fines medicinales y el éxito de amparos analizados por la Suprema Corte de Justicia en el 2016 y este 2017 para uso recreativo, pues da una idea de que no es dañina para la salud.

Además, Enrique de la Madrid Cordero, secretario federal de Turismo propuso, a título personal, que la marihuana sea legal en los principales polos turísticos, Cancún entre ellos.

“Las decisiones de las autoridades es tomada por los consumidores como un justificante para usarla, además de que no toman conciencia del riesgo que trae su uso”, explicó.

Al mes, llegan por primera vez al Centro de Integración Juvenil entre 30 y 40 personas, en busca de atención para salir del mundo de las drogas.

Quintana Roo, dijo Lilliam Negrete, se mantiene en los primeros lugares a nivel nacional en el consumo de drogas legales e ilegales.

El porcentaje de población consumidora y adicta a las sustancias, hace necesario la apertura de un centro de internamiento que, hasta el momento, sigue en proyecto, pues a pesar de que hay un terreno en Playa del Carmen para ello, no han fluido los recursos para construirlo.