Eric Galindo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La madre de familia cruzó a prisa la línea amarilla de acordonamiento sin importarle nada, poco metros antes de llegar al cuerpo de un joven que había sido ejecutado sobre la avenida Puerto Juárez (Talleres), soltó en llanto: “Beto…no…Beto”, policías municipales le bloquearon el paso para que no contaminara la escena del crimen.

Deberían dejarla pasar”, dijeron algunos de los curiosos que vieron la dramática escena, mientras la madre forcejeaba con los uniformados para poder acercarse a su hijo.

También te puede interesar: ¡Más violencia! Balean a un sujeto en la Av. Talleres

Después la mujer regresó a donde estaba el primer acordonamiento y abrazó a un familiar, el dolor se reflejó en sus rostros.

Una policía ministerial llegó hasta donde se encontraba la mamá del joven ejecutado y se la llevó a otro punto de la calle para entrevistarla.

Uno de los vecinos del lugar conoció al occiso, dijo que siempre lo veían por el parque de la Región 101, tenía una niña de ocho años.

Una versión que surgió en el lugar de los hechos, fue que el joven estaba en el domo que está sobre la calle 133 de la Región 101, cuando lo interceptaron sujetos en una motocicleta.

El muchacho, que cargaba su patineta, corrió hacia la avenida Talleres, donde lo alcanzaron y le dispararon en al menos cuatro ocasiones.

Eran cerca de las 13 horas de ayer, cuando el número de emergencia 911 recibió el reporte de una persona lesionada por arma de fuego, frente a la manzana 42, de la Región 101, sobre la avenida Talleres y calle 133.

Los primeros respondientes fueron elementos de la Policía Municipal que acordonaron la zona para evitar que se contaminara el lugar, minutos más tarde entregaron el sitio al personal de peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Al parecer se encontraron en el lugar tres casquillos percutidos y una ojiva, pero hasta la tarde de ayer las autoridades ministeriales no había dado una versión oficial, ni cuantos impactos tenía el joven, que cargaba una mochila en la espalda.

El cuerpo fue trasladado a las instalaciones del Semefo para la necropsia de ley, mientras tanto la mamá sería traslada al Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) para que diera su declaración.