Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Antonio N, de 22 años, de oficio panadero, es uno de los cinco sujetos que fueron ejecutados y de los que sufrieron una tortura extrema por parte de la delincuencia organizada, y cuyos cuerpos fueron abandonados dentro de un vehículo que fue localizado la mañana del pasado miércoles, en el estacionamiento de un gimnasio de la Supermanzana 43. Los otros cuatros siguen sin ser identificados.

De acuerdo a la Fiscalía General del Estado (FGE) por estos hechos de violencia se abrió la carpeta de investigación 196/2018 por el delito de homicidio en agravio de las cinco personas de sexo masculino.

También te puede interesar: Decapitados tenían su corazón en la boca (video)

Según la dependencia, derivado de las primeras indagatorias realizadas por personal de la Policía Ministerial y a la inspección de los cuerpos, los cuales presentaban huellas de violencia extrema, arrojó que en los hechos participaron integrantes del crimen organizado.

La Fiscalía, mediante el personal forense, al bajar los cuerpos del vehículo documentó que dos occisos estaban en el asiento trasero y los tres restantes en la cajuela.

Los dos primeros mencionados fueron los que estaban decapitados, uno de ellos es el joven de 22 años, a quienes aplicaron tortura extrema.

Los otros tres, dos de ellos tenían bolsas de plástico en la cabeza y fallecieron de asfixia por sofocación, y el tercero fue estrangulado con un torniquete.

Hasta ayer, los cuatro restantes se encontraban en calidad de desconocido, sin embargo tienen tatuajes con los cuales pueden ser identificados en las próximas horas.

La Policía Ministerial metió la información del vehículo, Mazda, gris, modelo 2010, en el sistema de Plataforma México y arrojó que cuenta con reporte de robo con violencia vigente en la ciudad.

La Fiscalía trabajará con sigilo en el avance de la investigación para lograr la identidad de los posibles responsables de estos hechos, que se registraron la mañana del pasado martes, cuando el número de emergencia 911 reportó el hallazgo de un vehículo con varios cuerpos adentro, que estaba abandonado en el estacionamiento de un gimnasio, que se ubica sobre la avenida Kabah, en la Supermanzana 43.