En su entrevista con los periodistas de Tercer grado, López Obrador tuvo su “momento Peña Nieto” en materia de no recordar al autor que citaba.

Lo citaba en defensa de su convicción de que la voluntad política del Presidente es fundamental para cambiar las cosas.

López Obrador dijo esto en beneficio de su idea de que el ejemplo del Presidente es clave y empezó a buscar en su memoria el nombre del autor. No podía dar con él, aunque se trataba de un autor importante, sugirió, un intelectual.

Los periodistas que lo entrevistaban empezaron a tirarle nombres para llenar el vacío, pero ninguno cayó en la casilla que no recordaba el entrevistado. Recordaba solo el libro donde se había publicado el ensayo.

La entrevista siguió sin que se enmendara el olvido. Horas después, uno de los informados y buenos asesores de López Obrador, Gerardo Esquivel, puso en un tuit la información correcta:

El autor que había dicho que la voluntad política del gobernante es fundamental para combatir la corrupción era Carlos Elizondo Mayer-Sierra. El ensayo aludido de Elizondo se titula “El Estado incompetente” y puede encontrarse en el volumen colectivo ¿Y ahora qué? México ante el 2018(Random House/Debate, p. 131), que incluye diagnósticos para otros muchos temas: ilegalidad,  inseguridad, crecimiento económico, desigualdad,  pobreza, estado de derecho, estado de bienestar y la posición de México en el mundo.

Aclaro que, en la propuesta de Elizondo para combatir la corrupción, es tan importante la voluntad del gobernante como el entramado institucional. El “Estado competente” dice Elizondo, es “el que está compuesto por un conjunto de instituciones capaces de lograr gobernabilidad con un mínimo de represión y propiciar el crecimiento económico”.

“Se requiere construir Estados competentes”, añade, y recuerda: “La derecha, en particular las élites económicas, no ha querido pagarlos (con sus impuestos). La izquierda de América Latina quiere Estados más grandes… que se apropian de crecientes recursos económicos haciéndose, en el camino, más incompetentes”.

El Estado en que piensa Carlos Elizondo y para el que se requiere voluntad política de parte del gobernante, no es exactamente el Estado en que piensa López Obrador.

Mañana, algo más sobre el ensayo de Elizondo, que conviene leer y pensar.