Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La ejecución de “El Poncho”, líder del Cártel del Golfo (CDG) en el estado, fue planeada desde el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Cancún, el grupo antagónico había detectado que estaba comercializando droga desde la clínica privada, y al negarse a pagar derecho de piso, planearon su asesinato, según fuentes al interior del Centro, donde involucran a varios custodios de pasar información a un grupo criminal para ejecutarlo.

Los internos del Cereso sabían en qué habitación se encontraba “El Poncho”, quien desde dos semanas antes de su ejecución el pasado 4 de marzo, se encontraba en la habitación 16 del hospital PlayaMed, pero posteriormente fue cambiado a la 17.

También te puede interesar: Tiran a la basura evidencia de ejecución de ‘El Poncho’

El coordinador de custodios identificado como Benigno, cuyo nombre ha aparecido en varios mensajes de la delincuencia organizada (el último fue en febrero pasado), era quien se encargaba de la coordinación del servicio de custodia de “El Poncho” en la clínica.

El jefe policíaco fue quien pasaba información de “El Poncho” al grupo contrario y fue que se planeó desde el interior del Cereso su ejecución.

Alfonso Enrique N, alias “El Poncho”, tenía asignados a los custodios de nombres Alpuche, Cherepo, Henrry y Carminia, para que lo cuidaran.

El líder del CDG logró corromper a los custodios, uno de ellos era quien le guardaba un arma de fuego que tenía en la clínica.

También utilizaba a los custodios para que ingresaran dosis de droga al Cereso y la distribuyeran a miembros de la organización delictiva. Los custodios en sus días de descanso llegaban a la clínica a visitar a “El Poncho”.

La fuente señaló que “El Poncho” tenía equipada la habitación de la clínica, incluso tenía planeado escapar después de que se recuperara.

Ya tenía dos camionetas aparcadas en el estacionamiento de la zona para cuando fuera dado de alta se diera a la fuga con la complicidad de los elementos. Sin embargo, del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) fue planeada su ejecución antes de que huyera.

El grupo delictivo acudió al hospital PlayaMed para cobrarles derecho de piso, pero se negó, fue entonces que entraron a la clínica a ejecutarlo.

El líder del CDG estaba internado en el hospital desde el 22 de agosto del 2017 por un tratamiento ortopédico en sus piernas, fue un mandamiento judicial de un Juez Federal, para no violar sus derechos, según el director del Centro.

Cuando “El Poncho” fue ejecutado tras el ingreso de un grupo armado hasta su habitación, las autoridades encontraron droga dentro de sus vendajes en las piernas, y en el cuarto una lista de nombres, teléfono celular, una báscula de gramos y un disco duro.