Redacción/SIPSE

CHETUMAL.-Antonio “N” de 20 años, llegó a Chetumal hace apenas un par de semanas, procedente del Chiapas, buscando una mejor calidad de vida. Al conseguir su primer trabajo como albañil, sufrió una fuerte descarga eléctrica cuando se encontraba raspando el óxido a unas varillas en la segunda planta de un comercio; y hoy lo mantiene al borde de la muerte.

También te puede interesar: 

Matan a uno y dejan heridos a dos en Puerto Morelos

A eso de las 11:00 de la mañana, don Gilberto Uicab Yam de 56 años y Toño se encontraban parados en un andamio, en la parte más alta de una boutique de dos plantas, denominada Lugo’s, ubicada sobre la avenida Javier Rojo Gómez entre Carlos A. Vidal e Insurgentes, lijando el óxido a unas varillas, para luego ‘colar’ la viga.

Pero en eso don Gil se bajó y dejó al novato que siguiera con el trabajo, mismo que se encontraba inclinado debajo de los cables de alta tensión haciendo su chamba, pero al ponerse de pie, su hombro izquierdo hizo contacto con los cables y cayó de una altura de 2 metros y medio, sufriendo además de las quemaduras, fuertes golpes en tórax, piernas y rostro.

Don Gilberto pidió ayuda de inmediato, llegando a lugar Seguridad Pública Municipal, luego los paramédicos de la Unidad de Respuestas Médicas acudieron al segundo nivel con una escalera de aluminio para estabilizarlo, pues empezó a convulsionar. Posteriormente lo ‘canalizaron’ y le pusieron suero, además de la mascarilla de aire artificial, debido a que su estado de salud era criticó.

Al lugar llegaron también bomberos quienes ataron la camilla a varias cuerdas y con mucho cuidado comenzaron el descenso de Toño, de una altura de 3 metros, para luego trasladarlo al Hospital General para su pronta atención médica.

Un testigo de los hechos dijo que el lesionado no contaba con seguridad social, y que el patrón seguramente pediría que lo llevaran a un hospital cualquiera y lo abandonaría a su suerte.

Por su parte don Gilberto fue el encargado de dar avisó a la hermana de afectado, para que estuviera pendiente de la evolución de salud, y a la dueña de la obra, para que al menos pagará las curaciones de Toño.