Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Q. Roo.- El alto número de embarazos en adolescentes es más por falta de atención y orientación por parte de los padres, cuando en el aula se hace lo mejor posible para ir induciendo al joven por hacer planes de vida, señala Guadalupe Cortés, maestra de grupo de la telesecundaria Erick Paolo Martínez. Este día, los jóvenes de este plantel asistieron a una plática de prevención de embarazo con motivo del Día Mundial  para la Prevención  de Embarazos en Adolescentes, llevada a cabo por el DIF municipal.

La mentora destacó que el papel de los padres, ante tanta información disponible para los jóvenes en internet, es no dejar de prestar atención y dar mucha información a los hijos. Cuando ambos padres trabajan,  los hijos no pueden dejarse, sin ser atendidos,  indicó.

También te puede interesar: Acusan detenciones ilegales de invasores en Tulum

La directora de Salud municipal, Sonia Vargas indicó que la adolescencia es una etapa fugaz, va de los 10 a los 19 años de edad, sugirió a los asistentes disfrutar pero también informarse en esta etapa de la vida, las acciones son parte del futuro. “La formación de una familia no debe tomarse a la ligera, debe proyectarse, planearse y llevar como un proyecto de vida. Un embarazo en adolescentes implica cambios en la familia del menor, en lo económico y social”, expuso.

En Quintana Roo la tasa de embarazos adolescentes es de 62 hijos nacidos vivos por cada mil mujeres entre los 15 y 19 años, sin incluir a quienes tienen menos de este rango de edad. Al año dan un total de 5 mil embarazos en menores de 19 años.

Los embarazos no planificados se convierten en atención para la salud pública por las complicaciones que se generan en el cuerpo de una mujer joven, el cual no está preparado para un parto sin riesgo. En algunos casos se llega a incurrir en abortos clandestinos con implicaciones legales, y sin la atención adecuada puede llegar a ser causa de muerte, dijo la especialista a los estudiantes que acudieron a recibir información.

Lleva al maltrato infantil, relación de pareja de menor duración, abandono, entre otros aspectos, entre ellos el embarazo de alto riesgo.

Para el 2030, dijo que se busca reducir al 50 por ciento la tasa de embarazos, con el debido respeto a los derechos sexuales y de la vida reproductiva, en mujeres entre los 15 y 19 años de edad.

Por su lado, Aimé Cristel Hernández González, alumna de la escuela secundaria Zamná, pidió a los jóvenes crear conciencia en torno a la salud reproductiva y actuar con responsabilidades en este sentido.  A la fecha hay alternativa para evitar el embarazo, e instó “a cargar mochila, no pañalera”.