Alejandro García/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Irónicamente, la empresa que ocasionó el cierre del Cine Blanquita, debido a su auge, es la misma que está en negociaciones para adquirir el inmueble, se trata de Cinépolis, de acuerdo con lo que informaron fuentes al interior de la firma.

El emblemático cine inaugurado un 26 de enero de 1978 y que cerró sus puertas alrededor del año 2000, sería adquirido por esta compañía, que actualmente cuenta con 49 salas en Cancún, según datos de la misma empresa hasta abril de 2017, con lo cual regresaría un cine al primer cuadro de la ciudad.

También te puede interesar: Cancún en los ojos del sector inmobiliario

La fuente informó que están en negociaciones para adquirir el inmueble, mismas que pudieran concluir a mediados de este año, motivo por el cual no se han dado más detalles del proyecto, hasta concretar la transacción.

A pesar de que su giro era la proyección de películas, también se llegaron a presentar obras de teatro y se realizaron festivales de fin de curso en el Cine Blanquita, propiedad de la familia Magaña.

Asimismo, en el inmueble se realizó el primer y único Festival Cervantino que ha tenido Cancún, en 1984.

En 1993 fue remodelado y para el siguiente año presentaron el Festival francés.

Pero con la llegada de Cinépolis, a mediados de los 90, comenzó el declive de éste y otros cinemas como el Royal, cinemas Tulum y los Duplex.

Actualmente el único de estos establecimientos, de los que operaron desde los primeros años de Cancún es el cine Perlita.

De acuerdo con el extracto de un texto que circula en Facebook, para 1997, ya no había funciones, pero un boleto del cine Blanquita, correspondiente a la película “Vida Bandida” de 2001, publicado en la página totopxn.blogspot.mx muestra un dato revelador, pues el ticket está fechado el 4 de enero de 2002, con lo que se deduce que el Blanquita todavía funcionó hasta ese año, y después habría cerrado sus puertas.

En 2011, durante la administración de Julián Ricalde Magaña, el Ayuntamiento de Benito Juárez, intentó permutar con terrenos del municipio el Cine Teatro Blanquita para convertirlo en un espacio cultural, situación que no se concretó por la situación legal del inmueble, misma que ya se destrabó, lo que permitió el avance en las negociaciones con Cinépolis.

Según una publicación de hace casi dos años en la página web https://www.inmuebles24.com, el inmueble ubicado en la Supermanzana 22, tiene un costo de 22 millones de pesos.