Redacción/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Maniatado, embolsado y amarrado con cinta canela, fue encontrado el cuerpo de un hombre dentro de un basurero clandestino en la delegación Alfredo V. Bonfil.

De acuerdo con información proporcionada por la policía, el hecho ocurrió alrededor de la una hora de ayer, a un costado del camino de terracería “Felipe Amaro”, a unos 150 metros de la avenida de los Colegios, en  la Supermanzana 307, en Bonfil.

El cuerpo se encuentra aún en calidad de desconocido. Al parecer, todo parece indicar que luego de que lo ejecutaran, los sicarios tiraron el cuerpo en ese solitario paraje.

También te puede interesar: Ejecutan a un joven en Tierra Maya durante una fiesta

El caso, según el parte oficial, fue reportado al menos en dos ocasiones, a las 22 y 23 horas del lunes, sin que los agentes dieran con el cuerpo que unos vecinos dijeron haber encontrado envuelto en un bulto negro, cuando caminaban por la zona.

Tras encontrar el cadáver, los agentes dieron parte a los uniformados de la Policía Ministerial, quienes que al arribar al mencionado lugar, constataron el hallazgo, dando paso a los peritos de Servicio Médico Forense para las indagatorias correspondientes.

Por esta nueva ejecución que se suma a la larga lista de personas enviadas al otro mundo con el sello distintivo del crimen organizado se inició la carpeta de investigación 270/2018

En otros hechos

Alrededor de las 8:26 horas de ayer, dos personas fueron heridas con armas de fuego en la zona de playa de Isla Blanca.

De acuerdo con el reporte, los lesionados fueron identificados como Juan N, de 47 años, guardavida de un hotel; y Manuel N, vendedor ambulante. Ambos fueron trasladados por paramédicos de Life a la clínica del Seguro Social de la avenida Cobá, pero horas después, Manuel falleció.

Los peritos de la Fiscalía encontraron en la zona 10 casquillos percutidos calibre 9 milímetros; y de acuerdo con el reporte policíaco, algunos testigos señalaron que los agentes de seguridad del hotel alteraron la escena del crimen, ya que levantaron los casquillos y los aventaron a unos 100 metros de una torre de guardavidas.