Alejandra Carrión/ SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- A partir de enero, la Secretaría de Salud en el estado (Sesa) arrancará con una de difusión sobre los síntomas de la esclerosis múltiple, enfermedad crónica degenerativa considerada entre los padecimientos no comunes, e incluso, sin datos estadísticos a nivel local. Alejandra Aguirre Crespo, titular de la Sesa, dijo que el objetivo es que las personas acudan a consultas médicas a tiempo para la detección y atención temprana.

En Quintana Roo, no existen cifras relacionadas con la esclerosis múltiple, pero las estimaciones señalan que se han diagnosticado un promedio de 60 casos, en los hospitales de la ciudad. Detalló que la campaña consistirá en la difusión de los síntomas de esta enfermedad para que estén conscientes y en su caso acudan a un tratamiento oportuno y las personas tengan una mejor calidad de vida.

También te puede interesar: María Rosa plasma la identidad de Chetumal en la literatura

Explicó que la esclerosis múltiple es una enfermedad crónica degenerativa que puede presentarse de manera impredecible (sin avisar) entre la población de 20 a 30 años, afectando el sistema nervioso (cerebro, el tronco del encéfalo y la médula espinal) y ocasionando el mal funcionamiento o la pérdida de algunas funciones neurológicas.

Recomendó acudir al médico en caso de síntomas como cansancio, pérdida paulatina de la sensibilidad, vértigo y mareos, pérdida del equilibrio y la movilidad, dolor, alteraciones visuales, dificultades del habla, temblor, incontinencia urinaria y estreñimiento.

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica degenerativa que puede presentarse de manera impredecible...

“Este padecimiento puede ser de tipo remitente–recurrente, es decir, presentar períodos de ausencia y reducción de los síntomas (es el más común, ya que se presenta en el 80% de los casos) o progresiva y crónica en donde las personas con la enfermedad empeoran lentamente y se presentan crisis”.

Aguirre Crespo indicó que a la fecha se desconocen las causas de la enfermedad, pero se vincula a cuestiones genéticas y factores ambientales como agentes infecciosos, deficiencia de vitamina D, tabaquismo, obesidad y la excesiva ingesta de sal, entre otros que aumentan la probabilidad de desarrollar la enfermedad.

De acuerdo con el Consejo Mexicano de Neurología, en el país 20 de cada 100 mil personas padecen de la enfermedad, además existen cerca de 20 mil que la tienen.