Eva Murillo
CANCÚN, Q.Roo.- Una epidemia que está matando a los corales del arrecife de Quintana Roo al provocar el desprendimiento de lo que funciona como su piel, tiene preocupados a los investigadores, pues está avanzando rápidamente y hasta el momento desconocen las causas de la enfermedad, reveló Melina Soto, coordinadora en México de Healthy Reefs for Healthy People, dedicada al estudio de estos ecosistemas marinos.

Como si el calentamiento global, la contaminación del agua de mar, el aumento de nutrientes que genera la descomposición del sargazo en la costa y la presión turística, entre otras cosas, no fuera suficiente para la supervivencia de los corales, ahora una enfermedad que hasta el momento no ha sido identificada los está matando.

También te puede interesar: Adeudan más de $147 millones por rescate de playas

Desde el inicio del verano, los científicos detectaron una epidemia en la zona de coralina, que avanza con rapidez y es sumamente agresiva con ese ecosistema, pero tiene un comportamiento raro, ya que no sigue un patrón lineal, aseguró Melina Soto.

“Hay arrecifes que están muerto y hay otros que nada (están sanos)”, dijo la investigadora.

Aunque las enfermedades de corales siempre están presentes, ésta en particular tiene preocupados a los estudiosos de los corales, hasta el momento, lo que saben es que  el brote inició en Florida, Estados Unidos pero ignoran las causas.

“Estamos observando una epidemia, hay una enfermedad que está afectando los arrecifes desde Florida y ya está registrándose en Quintana Roo; siempre ha habido enfermedades de corales, pero ahorita este verano se están enfermándose más, más fuerte y más rápido”, enfatizó.

Cuando esta enfermedad ataca al coral, en su cuerpo se hace visible una mancha que va creciendo y provoca el desprendimiento de la piel, dejando el esqueleto descubierto, provocando así su muerte.

Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y Healthy Reefs for Healthy People realizan ensayos para saber el tratamiento que darán a los corales y mantienen monitoreo permanente del ecosistema marino para ver el grado de afectación.