Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- El programa de recuperación de playas emprendido por la Dirección de la Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) en Playacar, con la siembra de vegetación en la costa, no soportó la erosión que registra ese tramo del litoral.

El deslave se ha llevado la mayor parte de las especies que habían sembrado trabajadores municipales desde hace aproximadamente cuatro años, sobresale la uva de mar, la verdolaga, lechugilla y riñonina.

También te puede interesar: Se desploma torre de vigilancia por erosión

Guardavidas de Protección Civil asentados en la zona, comentaron que este fenómeno comenzó a presentarse desde hace un mes, sin embargo, ha sido en la última semana cuando se ha acentuado, por lo que calculan que son alrededor de mil metros cuadrados de terreno costero que han desaparecido.

Lo que no ha resistido la invasión del mar, han sido tablones que fueron colocados, en el mismo año que sembraron las especies vegetales, por un desarrollo condominal que se edifica en el acceso público de Playacar con la playa.

Hugo Uribe Nicolás, director de la dependencia, comentó que en los próximos días se hará un análisis de la situación, aunque dicho recurso constantemente es monitoreado por la dirección que preside.

La historia de este proyecto de recuperación data desde de la pasada administración municipal, cuya técnica consiste en combatir la erosión producida principalmente por el factor eólico.

En la pasada administración municipal se informó que un recurso económico de dos millones de pesos se destinó para realizar este proyecto y se contempló sembrar estas especies vegetales en playas como Xcalacoco, Maroma y de la zona del hotel Mayakoba.

En los puntos anteriores la recuperación de playas, hasta el año pasado, seguía su curso, sin embargo, con la erosión presentada en este inicio de 2018, paulatinamente la arena se está volviendo a ir al fondo del mar, por lo que, de acuerdo con inspectores de la Zofemat, sería prudente volver a replantear este proyecto.

Turistas que hacen uso de los arenales de Playacar no han tenido más opción que hacer uso de los tramos de costa que se encuentran más al sur de dicha demarcación, aunque estas son ocupadas por la mayoría de los centros de hospedaje.