Claudia Olavarría/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La baja calificación de 54.3 sobre una escala de 100 que tuvo Quintana Roo en la evaluación federal del nuevo modelo para transparentar el uso de los recursos federales denominado “Presupuesto basado en Resultados (PbR) y del Sistema de Evaluación del Desempeño (SED)”, fue por errores en el llenado de formularios, reconoció Rafael Del Pozo Dergal, titular de la Secretaría de Contraloría en el Estado de Quintana Roo (Secoes).

La entidad ocupa el lugar 29 del país, que de acuerdo con la evaluación realizada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), hubo un retroceso.

También te puede interesar: Crean órgano para verificar políticas y manejo de recursos

El funcionario señaló que la evaluación fue hace unos meses y que efectivamente fue responsabilidad del gobierno estatal el que haya una mala calificación, por el cambio del Instituto de Evaluación que fue desincorporado de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

“El tema ya fue revertido, justamente para no perder la calidad en la atención de este tipo de evaluaciones, porque, si bien es cierto nos lastima en el posicionamiento nacional, no es objetivo respecto de la realidad, sino que corresponde a un incorrecto llenado de los formularios, algo que se verá remontado para la siguiente evaluación”, explicó Del Pozo Dergal.

La valoración es realizada con base a la información que el propio estado entrega a la federación y tiene como objetivo analizar y valorar el grado de avance e institucionalización de las prácticas en instrumentos para la gestión.

La SHCP desde 2006 realiza la evaluación, cuyo resultado es notificado a la Cámara de Diputados federal para que tomen sus decisiones conforme a los estados más transparentes, e incluye a estados y municipios sobre el uso de los recursos federales autorizados por los legisladores para el ejercicio correspondiente, la mayoría son para obra pública en beneficio de la población.

De esa forma el gobierno federal busca una adecuada rendición de cuentas.

El mejor estado en la calificación fue la Ciudad de México con 98.3, la media nacional es de 77.7.