Redacción/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Este lunes un hombre en estado de ebriedad fue atendido por paramédicos pero no a causa de su adicción, sino por los “batazos” que le propinó su esposa en colonia Barrio Bravo.

De acuerdo con datos preliminares, tras una pelea de pareja por no tener dinero para la comida del hogar, un hombre salió molesto de casa y en busca de sus amigos, estos se encontraban bebiendo y el sujeto aprovechó para tomar con ellos.

Tiempo después, sobre la avenida de los Héroes con calle Cristóbal Colón apareció su esposa quien al reclamarle no tener dinero para la comida, molesta tomó un bate y lo golpeó en la cabeza y espalda.

También te puede interesar: Ministeriales dispararon en defensa propia en Villas del Sol

Tras la agresión, la mujer se retiró del lugar y el hombre detrás de ella hasta que llegaron a su hogar, ubicado en la calle Cozumel con Lázaro Cárdenas donde el sujeto permaneció largo tiempo sentando en la entrada y con la cabeza sangrando.

Vecinos del lugar se percataron de las lesiones y llamaron al 911 para que enviaran a paramédicos y le dieran la debida atención al sujeto.

Al llegar al lugar, el lesionado se negó a decirles su nombre, a ser trasladado a un hospital para cerrar la herida de por lo menos cinco centímetros y a denunciar el hecho, por lo que al concluir con una curación superficial, el agredido se metió a su hogar y la ambulancia se retiró.

Otro hecho de violencia familiar

El pasado tres de agosto, elementos de seguridad auxiliaron la mañana de ayer a Daniel P, de 38 años de edad, quien llegó con heridas superficiales de arma blanca a casa de vecinos, luego de que presuntamente su esposa Luz lo golpeara y le abriera la cabeza.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 9 horas de este viernes, cuando el hombre llegó en estado de ebriedad a su casa en la Región 96 de Cancún, y señaló que su esposa comenzó a discutir con él y en poco tiempo pasó a los golpes.

La pelea subió de tono hasta el punto en el que la mujer con un cuchillo le hizo heridas superficiales en su cabeza y este salió corriendo del hogar, en busca de ayuda.