Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- En el verano del 2014 que se mantuvo hasta el invierno 2015, una mancha de sargazo llegó a las costas de Quintana Roo, según el histórico del recale de las algas, éste ha sido el mayor arribo hasta ahora. Estudios realizados por maestros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y otros investigadores, indican que un área localizada al norte del estuario del río Amazonas, frente a la costa brasileña, fue el posible punto de origen de las afluencias del sargazo al Caribe desde 2011; además la afluencia masiva inusual de sargazo al Caribe en los últimos años podría considerarse un florecimiento algal nocivo.

Rosa Elisa Rodríguez Martínez, maestra en ciencias de la UNAM, módulo Puerto Morelos, y una de las investigadoras del estudio denominado Afluencia masiva de Sargazo pelágico a la costa del Caribe Mexicano (2014-2015), recordó que fue hace tres años cuando Quintana Roo registró el mayor arribo de algas marinas, aunque este 2018 será aún mayor.

También te puede interesar: En Holbox ni se preocupan por el sargazo

En el estudio, concluyeron que a nivel mundial los florecimientos de macroalgas van en aumento, aunque en las costas del Caribe Mexicano el recale más significativo fue del verano del 2014 al invierno del 2015, generando afectaciones en los sistemas costeros, la salud de las personas y en la industria turística, debido a su descomposición al acumularse en la playa.

La llegada del alga rebasó la capacidad de los empresarios y gobiernos que en ese entonces invirtieron 60 millones de pesos en la contratación de maquinaria y de cuatro mil 400 personas; además los responsables de removerlo, transportarlo y disponer del sargazo no respetaron los reglamentos y causaron daños al medio ambiente, principalmente a los arenales de la playa y a los mantos acuíferos.

En la publicación de los investigadores, refieren que tras observaciones satelitales del sargazo pelágico y por datos históricos de los sitios donde arriba el sargazo, sugieren que el posible punto de origen de las afluencias del sargazo al Caribe desde 2011, es un área localizada al norte del estuario del río Amazonas, frente a la costa brasileña.

La investigación explica que el tipo de sargazo que llegó al Caribe en los últimos años es pelágico y se torna perjudicial únicamente cuando llega a la costa de manera masiva, como ha ocurrido en Quintana Roo; cantidades pequeñas de algas en la playa, puede servir como hábitat para invertebrados, para la red trófica e incluso para estabilizar playas y dunas.

Cuando empezó el recale del sargazo, éste fue removido manualmente pero con el paso de los días la masa de algas aumentó y las autoridades recurrieron a maquinaria, que si bien logró recolectar en menor tiempo más cantidad de algas, también compactaron la arena y provocaron la erosión de la zona, pues el 60% del material que recogían las palas mecánicas era arena.

Aunque los pronósticos son que habrá más sargazo en este 2018 e incluso ya hay registro de la llegada masiva en diversas playas del estado, el 2015 sigue considerándose como el de mayor afectación, cuando en agosto de ese año, el volumen total removido en playas seleccionadas de cinco municipios de Quintana Roo fue de 71 mil 353 metros cúbicos, en promedio, se removieron 318.9 metros cúbicos de sargazo por cada kilómetro de playa en Quintana Roo en agosto de 2015.

En el estudio denominado Afluencia masiva de Sargazo pelágico a la costa del Caribe Mexicano (2014-2015) los investigadores explican que habitantes de zonas costeras y personal encargado de limpiar las playas, dijeron sentir dolores de cabeza, náusea y problemas respiratorios, presumiblemente debido a la inhalación de Sulfuro de Hidrógeno (H2S).

Los investigadores explicaron que “la exposición a niveles bajos, pero crónicos de H2S (100-1000 ppb) induce problemas del sistema nervioso, respiratorio, muscular y circulatorio... además, este gas es altamente corrosivo y ocasionó la descompostura de aparatos electrónicos y obscurecimiento de objetos de metal en las casas cercanas a la playa”.

Las recomendaciones que hacen los investigadores en la publicación son diversas, entre ellas están contar con reglamentos para la remoción del sargazo (aunque lo ideal es que sea antes de que llegue a la playa), programas de investigación y monitoreo para estimar el riesgo que representa para la salud humana, el manejo a darle y buscar usos, así como la creación de un fondo emergente para responder adecuadamente ante este tipo de arribo masivo de sargazo.

Medidas de recolección surgidas

Retirarlo manualmente de la playa (método actual)
-Usar maquinaria pesada causando erosión de playas y compactación de arenales (método actual)
-Usarlo como abono en campos de golf
-Depositarlo en áreas deportivas de Cancún
-Llevarlo a plantas recicladoras
-Enterrarlo en la playa
-Tirarlo en terrenos baldíos, mangle y camellones
-Captarlo con una red antes de llegar a la playa
-Rellenar sascaberas

Proyectos de utilización
-Pastel y galletas de sargazo
-Biofiltros hechos con sargazo
-Biomasa para actividades lúdicas
-Composta