Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Quintana Roo.- Representantes de la organización Representantes de la organización ambientalista Conservación, Investigación y Manejo Ambiental de Cozumel A.C. (Cimac), llevan meses intentando recuperar las máquinas compactadoras de plástico que utiliza el Centro de Materiales Reciclables (Camar) del Ayuntamiento de Cozumel.

El equipo fue entregado en comodato, pero no hay respuesta a las cartas enviadas a la presidencia municipal, donde se les solicita la devolución. El costo de la maquinaria es de alrededor de 300 mil pesos, sin tomar en cuenta los gastos de traslado a la ínsula y otros 780 mil pesos de renta.

También te puede interesar: ¿A dónde va a parar toda nuestra 'chatarra tecnológica'?

Noemi Guadalupe Martín Cab, presidenta de esta organización civil, manifestó que le equipamiento que usa el centro para la compactación y comercialización del plástico, deja beneficios al ayuntamiento, mientras que su organización debe hacer esfuerzos para poder allegarse recursos económicos para sus programas.

La ambientalista estaba acompañada por Patricia Márquez, abogada y presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Sociales Civiles del Estado de Quintana Roo, quien manifestó su apoyo a Cimac, ya que desde el 2005 se entregaron las compactadoras al ayuntamiento de Cozumel y siguen en poder del gobierno local.

"Hemos hecho acercamientos de forma amigable y no hemos obtenido respuestas", acusó la abogada, quien adelantó que se entregaría un documento a la presidenta municipal Perla Cecilia Tun Pech, donde le externan la preocupación, en forma de queja, para que conteste sobre la solicitud de devolución de la maquinaria.

"Hemos hecho acercamientos de forma amigable y no hemos obtenido respuestas".

Añadió que aunado a esto, se tiene un adeudo por el uso de esa máquina de 780 mil pesos por concepto de una renta mensual de cinco mil pesos, entre 2005 al 2017; sin contar con los tres meses de 2018.

Noemi Martín recordó que la maquinaria se adquirió con recursos del Programa de Conservación para el Desarrollo Sostenible (Procodes) con la gestión del Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Al concluir la administración 2005-2008, el equipo se mantuvo dentro del centro, pero durante el período 2008-2011, prácticamente se apropiaron del equipo.

Esta situación fue informada a la actual secretaria general del ayuntamiento, Dora Patricia Uribe Jiménez, quien conocía el tema a fondo, por lo que esperaron una respuesta positiva, pero esta nunca llegó.