Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Aunque no se ha dado a conocer el dictamen oficial de la causa del estallido del Caribe I, el pasado 21 de febrero, el navío fue trasladado ayer domingo a Puerto Morelos sin necesidad de ser remolcado, y ahí permanecerá bajo el resguardo de la Administración Portuaria Integral de Quintana (Apiqroo).

Al filo de las 10 de la mañana y con la presencia de militares y la Policía Federal, el barco propiedad de Barcos Caribe arrancó sus máquinas, y fue retirado del muelle fiscal, en el que permaneció atracado desde el pasado miércoles cuando explotó parcialmente.

También te puede interesar: Derechos Humanos abre caso por lesionado en explosión de Ferry

No hubo necesidad de remolcarlo. Las maniobras para ponerlo en altamar se realizaron con los mismos motores de la embarcación.

Tanto el área de Comunicación Social de Apiqroo, como el capitán de Puerto, David Galeana García, informaron que la embarcación fue llevada al muelle de Puerto Morelos, donde está la oficina de Alicia Ricalde Magaña, titular de la dependencia.

Hasta ayer no había una información oficial respecto al resultado de las investigaciones que la Procuraduría General de la República (PGR), ni de las secretarías de Marina (Semar) y de Marina Nacional (Sedena), por lo que una falla mecánica sigue siendo la presunta causa que para las autoridades explica la explosión como había informado Apiqroo.

El traslado del Caribe I coincidió con la suspensión que Barcos Caribe hizo de sus operaciones de manera indefinida por un mandato de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), según el anuncio que la misma empresa hizo el pasado sábado en sus redes sociales.

Según Barcos Caribe, “el pasado 23 de febrero atendimos una inspección practicada por la Semar, en la cual nos otorgaron actas que demuestran que actualmente nuestros certificados y toda la documentación requerida está vigente y en regla”.

Ayer la taquilla de la naviera estuvo abierta, y aunque los trabajadores no tienen autorizado dar información a los medios de comunicación, se pudo comprobar que a los turistas que buscaban un pasaje les explicaron que no habrá venta de los mismos hasta nuevo aviso.

Nos dijeron que no nos pueden vender. Que van a estar unos días así, y pues vamos a comprar con alguna otra empresa”, dijo Alejandro Ruiz, turista de la Ciudad de México.