Faride Cetina/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La encargada del despacho del Museo Maya de Cancún, Ximena Arellano Núñez, y el jefe del Departamento de Resguardo de Bienes Culturales del mismo recinto, Antonio Reyes, invitan a toda la comunidad a que visiten la exposición temporal “Una ofrenda a Xochipilli. Entre luces canta y llega el Sol”, que organizaron el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través del Centro INAH Quintana Roo y el Museo Maya de Cancún.

En entrevista telefónica, Antonio Reyes compartió que tanto esta exposición como la de “Sangre para los dioses, el sacrificio en la visión de los mayas y los mexicas”, tienen como propósito primordial que los asistentes superen ciertos prejuicios que históricamente se tienen respecto a la práctica del sacrificio ritual.

También te puede interesar: Exhiben más de 30 máscaras en Cancún

“Estas exposiciones tienen como fin que la gente conozca un poco más a cerca del patrimonio cultural de los mexicanos, y claro, que conozcan las herramientas que los antepasados usaron, que puedan imaginarse cómo un cuchillo de piedra podía abrir el cuerpo de una persona, pero que los sacrificios para ellos eran todo un ritual, algo muy especial, que no cualquiera lo podía hacer, que los que eran sacrificados eran personas seleccionadas, elegidas o capturadas, y que no se hacía a cada rato, sino que solo se efectuaba en ceremonias y eventos especiales para un objetivo, asegurar el equilibrio entre lo bueno y lo malo y los dioses pudieran dar agua, abundancia y alimento, o evitar que hubiera huracanes o sequías, ofrendando lo más preciado que tenemos, la sangre y la vida”, expresó el especialista.

Esta exposición fue prestada por el Museo del Templo Mayor, tiene que ver con Xochipilli, que en la mitología mexica es el dios del amor, los juegos, la belleza, las flores, el maíz, el placer y la ebriedad sagrada, y en ella se muestran diferentes elementos arqueológicos que fueron depositados en una ofrenda en el Templo Mayor, fue inaugurada en agosto de 2017 y será retirada del Museo Maya el próximo domingo 18 de febrero.