Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- Cozumel pudo ser la punta de lanza en Quintana Roo en el manejo y disposición final de las bolsas de plástico, con miras a la erradicación de su uso. Sin embargo, la falta de difusión del proyecto “Sin bolsa, por favor”, dio al traste con esto.

Así opinó el regidor Marco Antonio Loeza Méndez, presidente de la comisión de ecología del cabildo de Cozumel, al recordar que en marzo de 2017 la Subdirección de Ecología y la empresa Promotora Ambiental, S.A. (PASA) se unieron para poner en marcha este fallido proyecto.

Actualmente no hay datos que permitan determinar cuál son los resultados, pero lo que sí se puede decir es que los habitantes de la isla desconocen esta campaña, puntualizó el concejal, quien enfatizó que nunca se le incluyó en este proyecto para apoyarlo de alguna forma, ni se le proporcionó información al respecto.

Buscando obtener información sobre este programa, se intentó hacer contacto con los representantes de PASA para conocer las razones por las que no hay difusión para estas acciones, pero no hubo éxito.

También te puede interesar: Retiran dos toneladas de desechos de la Biosfera de Sian Ka'an

En julio del año pasado la isla recibió el certificado como Reserva de la Biosfera del Programa el Hombre y la Biosfera, convirtiéndose en la tercera de Quintana Roo en obtenerlo.

Cada año millones de toneladas de desechos plásticos terminan en los océanos y quedan ahí por siglos, entre éstos están las bolsas fabricadas con este material. Son necesarios hasta 400 años para que una bolsa de plástico se biodegrade, según la organización ambientalista.

Los objetos de plástico no son biodegradables, únicamente se fragmentan en micropartículas y siguen ahí, explicó el biólogo Ángel Rafael Chacón Díaz, uno de los conservacionistas más conocidos de la ínsula.

Nadie en Cozumel pareciera preocuparse por lo que sucede cuando dejamos de utilizar una bolsa de plástico. Su presencia en la vida de los isleños están común que basta caminar uno cinco metros para encontrarse con una en un terreno baldío o a la orilla del mar.