Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El Órgano Interno de Control del Instituto Electoral de Quintana Roo mantiene en investigación cinco casos de faltas por parte de funcionarios electorales, entre ellos, de Consejos Municipales que se instalaron para la elección de Ayuntamientos.

Adrián Díaz Villanueva, titular del Órgano de Control Interno, detalló que se trata de dos asuntos en contra de los titulares de los Consejos Municipales de Solidaridad y Tulum, María Vázquez Noriega y César Vargas Castañeda, respectivamente, por presuntas omisiones.

También te puede interesar: Se queda el Frente de Integración Nacional sin registro

El principal asunto corresponde a Solidaridad, en donde la consejera presidenta fue acusada de intercambiar de los resultados de la votación que recibieron dos partidos políticos.

“Nosotros vemos la cuestión administrativa, es decir, si cumplió con los procedimientos y manuales que se deben seguir en el día y posterior a la jornada”, señaló Díaz Villanueva.

Señaló que no existe un plazo para dictar una resolución, además aclaró que aunque el Consejo Municipal concluya sus funciones, la legislación faculta para continuar las investigaciones y establecer, en su caso, las sanciones a quien resulte responsable.

Los otros tres que están en integración e investigación refieren a asuntos turnados por el Instituto Nacional Electoral (INE), derivado de quejas presentadas en contra de Mayra San Román Carrillo Medina y dos directores del Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo).

Por otra parte, dos casos ya fueron declarados como concluidos: uno por la integración del Consejo Municipal de Puerto Morelos y una queja del consejero Luis Carlos Santander Botello.

“En el caso de Puerto Morelos no hubo conflicto de intereses. El principal argumento que presentó Morena era que los consejeros designados trabajaban en el Ayuntamiento, pero eso no era impedimento para participar en la convocatoria”, detalló.

En lo que corresponde a la queja del consejero Luis Carlos Santander Botello, el Órgano de Control Interno determinó desechar la queja, por lo que fue impugnado ante el Tribunal de Justicia Administrativa.