Eric Galindo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Las investigaciones sobre el caso de la familia que fue “rafagueada” por sujetos armados, que terminó en una persecución y el padre de familia lesionado, se fincan en una extorsión por parte de la delincuencia organizada. Ayer intentaron levantar a una mujer en la Supermanzana 31, era empleada de dicha familia.

La Fiscalía General del Estado (FGE) inició la carpeta de investigación 385/2017, por el delito de lesiones en agravio de J.B.G., quien se encuentra estable y en un hospital de la ciudad.

Una de las principales líneas de investigación de estos hechos es la extorsión, según los datos que ha recabado la Policía Ministerial.

También te puede interesar: Familia se salva de ser ejecutada en Cancún

Los primeros informes policíacos señalaron que integrantes de un grupo delictivo le pidió al agraviado un millón de pesos para no ser privado de su libertad.

El agraviado, quien trabaja para una agencia de viajes, se negó a pagar la extorsión, entonces los sicarios lo amenazaron con “levantarlo”.

Las autoridades judiciales señalaron que están checando las cámaras de seguridad de las avenidas por donde se dio la persecución para identificar la camioneta de los sicarios.

Aproximadamente a las 11 horas del pasado jueves, el agraviado marcó al 911 para solicitar apoyo, ya que había sido interceptado en la avenida Huayacan por sujetos armados y le habían disparado, pero que lo estaban siguiendo por varias avenidas.

La víctima conducía una camioneta blanca, Linconl, iban con él, su esposa y su hijo menor de edad, lograron perderlos y llegar a la avenida Bonampak, hasta el hospital Hospiten, donde pidió ayuda, ya que había sido herido.

La Fiscalía informó ayer que el agraviado se encontraba estable y en recuperación. Sin embargo, la mañana de ayer se reportó el intento de “levantón” de una mujer en la Supermanzana 31, entre las calles Trucha y Ensenada, al parecer era empleada de J.B.G.

La mujer sufrió una crisis nerviosa y fue trasladada por paramédicos de la Cruz Roja al Hospital General, donde quedó bajo custodia policíaca.