Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- La empresa Servicios Ambientales y jurídicos S.C., llevó a cabo un estudio de factibilidad para la instalación de un faro en la Laguna de Bacalar y en Tulum, que tuvo un costo de 31 mil pesos.

De acuerdo con el número de contrato API-OGICOP-031117-255, el estudio se llevó a cabo del 15 de noviembre al 30 de diciembre del año pasado, según el portal de transparencia de la Administración Portuaria Integral, quien no ha dado a conocer los resultados de dichos estudios.

Edwin Cano Álvarez, representante de la empresa “Cucos Tour” que realiza paseos en pontones en la Laguna de los Siete Colores, señaló que la inquietud de las autoridades de los distintos niveles de gobierno, por mejorar y ampliar la infraestructura turística en Bacalar, obedece a la preferencia de los visitantes que ponen su atención en el destino.

También te puede interesar: Piedras vivientes, piratas y naturaleza… en Bacalar

Dijo que cada año incrementa el número de turistas que llegan al Pueblo Mágico, atraídos por las bellezas naturales que rodean el cuerpo lagunar, su historia y la atención de su gente, por lo que consideró acertada la decisión que se instale una torre de este tipo, aunque en el caso de los lancheros organizados, tienen restringida la navegación de noche.

El Pueblo Mágico de Bacalar atrae al turismo por sus atractivos culturales y naturales. (Javier Ortiz/SIPSE)

Indicó que en las reuniones con la Apiqroo donde ha participado en representación de las cooperativas de lancheros, no han abordado el tema, el cual no desestimó de llegarse a concretar, aunque serán las autoridades que determinen su factibilidad, subrayó.

Consideró que junto con el crecimiento en infraestructura, también se debe tomar en cuenta la regulación de las diferentes actividades que se realizan en la laguna, porque los últimos años ha proliferado el número de lanchas que brindan paseos, lo que pone en riesgo la imagen del destino.

Indicó que el Ayuntamiento instaló puntos de venta a lo largo de la avenida Costera, para que todos los cooperativistas cuenten con las mismas ventajas de venta, sin embargo, en temporada vacacional no se respetan y se puede observar algunos enganchadores, incluso, provenientes de sitios cercanos como Xul-Há, Pedro A. Santos y Buenavista, que deambulan en el primer cuadro de la ciudad en busca de turistas.