Jesús Caamal/SIPSE
FELIPE CARRILLO PUERTO, Q. Roo.- La Dirección de Turismo de Felipe Carrillo Puerto retomó la iniciativa de concursar y poder ser acreedores del nombre “Pueblo Mágico”, como una de las estrategias de incentivar y mejorar la condición turística del municipio.

Miguel Arroyo Sánchez, director de la institución municipal, comentó que se ha reanudado el interés, después de que en años anteriores se quiso hacer lo propio y no se logró el objetivo, comentó que la Secretaría de Turismo Federal ha abierto una nueva convocatoria y se aprovechará la oportunidad de buscar ser beneficiado en el programa.

También te puede interesar: Viaja a estos Pueblos Mágicos de la República Mexicana

“En su momento Carrillo participó en diversas convocatorias, la primera 2008 – 201; en esa etapa no logró ni el registro como candidato, eso se consiguió en la administración 2013 – 2016 pero tampoco pudimos ser acreedores, y para esta nueva convocatoria del 2017 estamos con el interés de lograrlo”, expuso.

Agregó que cuentan con la documentación correspondiente, se cuenta con un área especializada para la atención turística, lista de atractivos, serie de servicios turísticos, destinos y sobre todo la riqueza cultural e historia que los hace diferente al resto de otros municipios y zonas.

Puntualizó que por el momento se encuentran en la etapa de concursar para ser un candidato y competir para poder ser nombrado “Pueblo Mágico”, indicó que mientras se vaya subiendo de escalafón es como se irán viendo los otros procedimientos necesarios para seguir en el “juego”.

Arroyo Sánchez adelantó que para mediados de enero o inicios de febrero se podría tener los primeros resultados para conocer si son o no son idóneos como candidatos, posterior a eso se abrirá la competencia nacional en el cual se analizarán las propuestas y se irán acreditando o descartando a los participantes.

De acuerdo con la página de la Secretaría de Turismo (Sectur) dice que el objetivo general del Programa Pueblos Mágicos es buscar fomentar el desarrollo sustentable de las localidades poseedoras de atributos de singularidad y autenticidad a través de la puesta en valor de sus atractivos, representados por una marca de exclusividad y prestigio teniendo como referencia las motivaciones y necesidades del viajero.