Jesús Caamal/SIPSE
FELIPE CARRILLO PUERTO, Q. Roo.- Los 120 delegados y subdelegados de Felipe Carrillo Puerto, carecen de buenos sueldos, recursos y facultades para poder ofrecer las atenciones de manera directa a sus comunidades, siempre están sujetos a los trámites burocráticos. 

Miguel May Ek, subdelegado de la comunidad de Yaxley, comentó que perciben un sueldo mensual de mil pesos, sin compensaciones y prestaciones, con ello tienen que ver viajar a la ciudad para sus diligencias, ingresar solicitudes, el cual puede resultar más caro del pago que se les hace.

También te puede interesar: Avanza 40% construcción del Parque del Kilómetro Cero

“El puesto o representación del pueblo siempre es con el objetivo de serviles, pero no siempre se puede hacer no tenemos recursos, material y mucho menos una decisión directa, pues tenemos que ingresar nuestras solicitudes y cuando se les acuerde o nos quieran a tender lo hacen”, expresó.

Indicó que si su sueldo fuese como el de un regidor o un presidente, que están entre los 20 mil a 30 mil pesos quincenales, de alguna forma viera cómo poder ejercer las acciones desde sus propios bolsillos, pero con trabajo se les ofrece el recurso y en retrasos hasta de dos días, no pueden hacer nada.

Camino Nahuat Witzil, subdelegado de la comunidad Plan de la Noria, coincidió que es la misma situación en su comunidad y los recursos que perciben también los limita a realizar las acciones como deberían de ser por más que quieran y tengan las mejores intenciones de hacerlo.

Agregó que las acciones o mejoramientos que se buscan en su comunidad son de alumbrado público, mejoramiento en las calles, caminos, entre otras acciones que se requieren, dijo que si como representantes del pueblo la ciudadanía les exige, lo mismo tendrían que hacer para que se les cumpla.

“A veces no es justo que nosotros tengamos que cargar con la culpa, por más que queramos apoyar para llevar las mejoras, no podemos porque no se autorizan, no nos cumplen y como primera autoridad del pueblo la gente a nosotros nos mira, nos juzga, sin saber qué es lo que en verdad está ocurriendo”, puntualizó.