Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN.- Con dos meses de desempleo a cuestas, la pareja conformada por Esther y Abelardo, acudió a la Feria de Empleo en busca de una oportunidad de sueldo estable pero que dista del promedio de 10 mil pesos que indicaron en la inauguración del evento.

“No tenemos trabajo, venimos a ver si encontramos uno. Tenemos dos meses sin trabajo, estábamos yo como camarista y mi esposo como mantenimiento y nos despidieron del hotel por la baja ocupación”, relató Esther.

Es martes por la mañana y llueve. Bajo uno de los toldos instalados en la Segunda Feria del Empleo Abriendo Espacios se resguardan de la lluvia mientras observan a qué stand se acercan para pedir empleo. Ella ha sido camarista y él hace mantenimiento, pero luego de semanas de esperar una llamada de algún hotel con los que han contactado a través de la CROC hoy tomarán cualquier trabajo que les genere algo de ingreso.

También te puede interesar: ¡Bienvenidos! Solidaridad recibe a bomberos de otros estados

Roberto Hernández suma 25 días desempleado, y como Esther y Abelardo trabajaba en hotelería. “La baja ocupación fue lo que hizo el recorte”, menciona. Viene con su amigo Juan Luis Cuevas, ambos ex choferes.

“Ya dejé tres solicitudes a ver si en algún trabajo me llama. Con la baja ocupación fue mucha gente que dieron de baja, y en otros hoteles igual tengo amigos que están sin trabajo, pero tenemos que movernos para conseguir trabajo porque tenemos familia”, expresó Roberto.

La inauguración de la Feria del Empleo corrió a cargo de las autoridades estatales y federales en materia laboral. En su discurso, Enoel Pérez Cortez, delegado federal del Trabajo en Quintana Roo, aseguró que de cada 100 empleos que ofertan en las ferias sólo se ocupan 20, ya que las personas no salen de su zona de confort y por ello no se ocupan esas vacantes.

Sin embargo, en la Feria del Empleo, los interesados se encontraron con que la gran mayoría de las vacantes ofrecen el suelo mínimo y ni con propinas alcanzan los 10 mil pesos.

“Hay muy pocas empresas. No hay hoteles aquí, solo comercio con salario mínimo que no dan propina. Yo no tengo trabajo desde hace una semana y fue por la temporada baja, me dieron B4 (contrato temporal) y luego ya no me contrataron”, dijo un asistente al evento.

Por su parte, Claudia Ovando, una mujer que cuenta con licenciatura, tiene fe en encontrar un empleo que le ofrezca un mejor salario de los 3 mil pesos quincenales que gana actualmente, “porque no tengo la experiencia como muchos, pero tengo la actitud y quiero aprender”.