Raúl Balam/SIPSE
KANTUNILKÍN, Q. Roo.- “Los usos y costumbres tendremos que preservarla, porque durante 12 días los socios y las familias podrán disfrutar de una serie de viandas muy típicas de la región como es el tradicional relleno negro”, destacó el presidente municipal, Emilio Jiménez Ancona, al encabezar la inauguración de la noche de alborada en honor a la virgen de la Inmaculada Concepción, patrona de Kantunilkín.

En compañía de la directora del Instituto de Cultura y las Artes del gobierno del estado, Jacqueline Estrada Peña; Jiménez Ancona, afirmó que su gobierno apoyó en gran medida las festividades, porque las familias como cada año esperan esta fecha especial para que los hombres vestidos de color blanco, alpargatas y sombreros, en compañía de las mujeres con trajes típicas de la región, participen en la noche de vaquería.

También te puede interesar: Bajan de su nicho la virgen de la Inmaculada Concepción

De igual forma agradeció el entusiasmo que muestran los nohoch cuches, gremiistas y diputados, porque durante 12 días, brindan diversión a las familias que provienen de poblaciones circunvecinas.

Antes de la noche de alborada, las autoridades locales pusieron la banda de las festividades 2017 que recayó en la responsabilidad de la señorita María Guadalupe Baas Pool. Además, se entregó reconocimientos y apoyos económicos a Pablo Dzib Baak y Enrique Cauich Tah, como custodios de la iglesia de la Inmaculada Concepción, patrona de Kantunilkín. También se entregó el nombramiento a don Fidel Baas Chuc, como sacerdote maya.

La noche de alborada fueron amenizadas por la orquesta jaranera de Noh Be de Hecelchakan, Campeche; la orquesta jaranera del maestro Arturo Gonzáles, y la orquesta internacional Sonora del vecino estado de Yucatán.

Por la tarde se llevó a cabo el corte del ceibo, “árbol sagrado de los mayas”, que fue cargado en los hombros de los parroquianos hasta llegar en el coso taurino para sembrarla y luego iniciar con el tradicional “baxa wakax” o juego de toros.

Ahí llamó la atención, porque durante el corte de ceibo inició las precipitaciones pluviales y a pesar de esa situación continuaron los parroquianos los trabajos.