Claudia Olavarría/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Cada segundo hay una descarga de tres litros de aguas negras hacia las plantas de tratamiento de aguas residuales que dan servicio en la zona hotelera de Cancún, de acuerdo con información proporcionada por la dirección de Mantenimiento Turístico de Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) a través de la Plataforma Nacional de Transparencia.

“En horas pico hay un mayor volumen de descargas de agua negras hacia las plantas de tratamiento, y Fonatur invierte recursos constantemente para mantener las instalaciones de las plantas de tratamiento en óptimas condiciones, ya que tiene una cobertura superior a 90% de la infraestructura en la zona hotelera”, explicó Juan González Castelán, delegado de Fonatur en Quintana Roo.

También te puede interesar: 'Cancún Travel Forum Turismo 4.0' será un evento con causa

La alta y baja ocupación en los centros de hospedaje de Cancún, es lo que hace la variación de volúmenes de aguas residuales que llegan a las plantas de tratamiento, aunado a las precipitaciones pluviales que son vertidas al drenaje sanitario, así como las condiciones meteorológicas de la zona, y centros de hospedaje que cuentan con plantas de tratamiento.

Para Fonatur las tres plantas que opera en la zona de playas son suficientes para los poco más de 30 mil cuartos, que reciben cerca de cinco millones de turistas al año, por su contante proceso de modernización y equipamiento.

En el ejercicio 2018 la inversión es superior a los 17 millones de pesos para mantenimiento y mejoras de las plantas, que va desde filtros de prensa de bandas, sustitución de mecanismos entre otros para que no hayan fallas.

La planta Pok Ta Pok, ubicada en el kilómetro 7 del bulevar Kukulcán, es una instalación de nivel secundario de tipo biológico (Digestión Aeróbica), la zona de captación es del kilómetro cero al 10.5 a través de estaciones de rebombeo distribuidos en ese tramo, hasta el cárcamo de recepción de la planta.

La capacidad es de 245 litros por segundo y es la adecuada para la captación de aguas residuales que recibe. Cumplen con parámetros Gucumatz es la segunda planta, ubicada en el kilómetros 15.800, la zona de captación es de los kilómetros 10.5 al 17.800.

La capacidad es de 200 litros por segundo con las mismas condiciones de operación que la anterior, a excepción de que cuenta con dos módulos de tratamiento que trabajan en paralelo. En el kilómetro 18 de la zona hotelera está la de El Rey, con capacidad de 100 litros por segundo, y atiende del kilómetro 17.800 hasta el 23.

“El agua que ahí es tratada cumple con los niveles marcados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y es la misma calidad de la que es utilizada para riego como la que se inyecta al manto freático”, indicó González Castelán.

Esa agua no puede ser considerada como potable para consumo humano, pero sí para riego de las áreas verdes de la zona hotelera y campos de golf. El promedio de empleados que operan en las tres plantas de tratamiento es de 120 elementos en los últimos cuatro años.

El año pasado, el presupuesto para mano de obra y salarios de trabajadores y prestaciones fue de 16 millones 708 mil 516 pesos; en suministros, refacciones y accesorios la dependencia federal en el municipio ejerció tres millones 803 mil 186 pesos; en servicios contratados a terceros gastaron cinco millones 300 mil 510 pesos, y por el pago de energía eléctrica el mosto fue de 12 millones 232 mil 150 mil pesos.