Sajhid Domínguez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Sin alimentación especial o gimnasios con aparatos modernos, sin entrenador y sin sparring, así es como entrenan los boxeadores que están recluidos en el Centro de Reinserción Social de Cancún (Cereso) y que este sábado se enfrentarán a los “de afuera” en combates de exhibición en el cierre de la Semana Cultural y Deportiva que se organizó para los internos de este centro penitenciario.

Es mediodía de un soleado y acalorado viernes, hay puestos de garnachas, aguas frescas y vendedores ambulantes. Un olor a humedad inunda el aire, se ven parejas de enamorados caminando por doquier y un ambiente de fiesta priva en todo el lugar y no, no estamos en ningún mercado o plaza pública sino en el patio principal del penal de Cancún que se prepara para una inusual función de box que tendrá como platillo estelar al ídolo de “adentro” Mauricio “La Mole” Pérez, quien enfrentará al cubano Dayan “Látigo” Cartaya.

También te puede interesar: Joselito Velázquez va por nuevo campeonato de box

Gran conmoción causó la ceremonia del pesaje, que según indicó el director del Cereso, Jorge López Valenzuela, ha sido la “comidilla” durante las últimas semanas entre la comunidad, ya que todas las batallas serán de un pugilista representante del lugar contra los de afuera por lo que los gladiadores del Cereso no quieren quedar mal ante sus compañeros y sin mucho que perder, se entregarán arriba en el encordado.

La báscula no fue impedimento y tanto “La Mole” como el “morenazo”, de origen antillano, dieron peso exacto de 76.5 kilogramos para así dejar todo listo y este sábado intercambiar golpes en cuatro rounds ante la algarabía de toda la población, que espera la función como el evento del año.

“El director me ha dado permiso de entrenar de manera profesional, me abren la celda a las cinco de la mañana para correr un rato, luego desayuno y me duermo, para entrenar fuerte como a las 16 horas”, comentó Mauricio Pérez, quien está en proceso de sentencia, luego de ya estar tres años como interno.

“La Mole” ha encontrado en el box un escape para estar sano y para no recaer con sus viejos demonios, sabe que en el pasado hizo mal las cosas y aunque arrepentido, sabe que tiene que pagar ante la sociedad por su pasado, pero por lo pronto su mente y cuerpo se enfocan en ganar la pelea del sábado y seguir entrenando a los más de cien reos que también se han interesado en el deporte de las narices chatas.

Pero no solo “La Mole” subirá al ring representando al Cereso.

Yael Martínez, Erik Iván Pérez, Jesús Eduardo, Andry Cruz y Elías Juárez se unirán al elenco para representar al penal y a decir de toda la gente que los apoyó en el pesaje, seguramente serán un hueso bastante complicado de roer para los boxeadores de fuera, quienes aunque valientes, se les notó un poco intimidados por el entorno y por el gran ambiente que se vivirá el sábado en la tarde.