Stephani Blanco/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Desde hace dos décadas, inversionistas han buscado realizar proyectos de almacenaje de gasolina que disminuiría el costo de la misma que durante el primer mes de 2018 incrementó hasta 5% más; sin embargo, no han sido concretados.

De aprobarse habría una disminución en el precio por litro de hasta 50 centavos más barato, pero esto es voluntad de la comunidad de la entidad que no ha querido este tipo de proyectos que son un éxito en Yucatán, explicó Luis García Silva, delegado de Economía en Quintana Roo.

También te puede interesar: Gas licuado, una opción para taxistas de Chetumal

Uno de ellos surgió en 2003 y fue el de “Terminales de Almacenamiento y Distribución de Combustibles en Quintana Roo” que presentó la empresa Oiltanking México, el cual consistía en estaciones dentro del parque industrial de Puerto Morelos y en terrenos privados de Playa del Carmen; sin embargo, no progresó.

El oponerse a estos proyectos, a diferencia de lo que hace Yucatán, llevará a seguir pagando un sobreprecio en los combustibles”, agregó.

Por ahora está el ducto entre Yucatán y Quintana Roo que debe concluir Petróleos Mexicanos, lo que va aliviar un poco el costo que ahora están pagando los consumidores, pero para tener una verdadera baja en los costos es necesario tener proyectos de descarga en puertos de la entidad y de centros de almacenaje.

La diferencia de los costos de México y Estados Unidos es de un peso promedio (más barata en la unión americana), y por la fluctuación internacional prevén que en un mediano plazo disminuya el precio que ahora se paga en México.

“Lo que pasa es que la logística (de transportarla) impacta en el país cuatro pesos por litro cuando en Estados Unidos es solo un peso”, agregó García Silva.

Hace un año el costo de barril de crudo estaba en 40 dólares y ahora ronda los 60, un incremento importante que pone inestable al sector.

Las energías renovables están empujando y los vehículos eléctricos en México están siendo adquiridos aunque los costos son altos, en menos de dos años prevén que sean más accesibles.