Benjamín Pat/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo.- El Gobierno del Estado llegó para trabajar y no para cuidar votos, afirmó el mandatario estatal Carlos Manuel Joaquín González, al hablar sobre la amenaza de los sindicatos de un costo político de la consulta popular.

Entrevistado en Chetumal, el gobernador dijo que en vez de amenazas de suspensiones o cancelaciones, incluso, de riesgo en las urnas, se debe pensar en mejorar la competitividad e imagen, en referencia a los prestadores del servicio de transporte público de pasajeros.

También te puede interesar: Piden a taxistas aceptar consulta sobre Uber

“Lo debemos hacer es tratar de mejorar siempre nuestra competitividad y nuestra imagen, porque al fin y al cabo, y yo lo comparo con decir que entonces ahora no hayan elecciones y que siga gobernando alguien sólo porque le corresponde; la democracia es así y me parece que la gente necesita expresarse”, señaló.

La consulta popular para las plataformas digitales en el servicio de transporte, que ha sido rechazada por los grupos sindicales de taxistas, ya fue autorizada y convocada por el Instituto Electoral de Quintana Roo, y se realizará el próximo 1 de julio, en el municipio de Benito Juárez.

"Esto no significa dañar a nadie, no va dirigido a lastimar a alguien".

“Esto no significa dañar a nadie, no va dirigido a lastimar a alguien.  Me interesa que los taxistas tengan trabajo y posibilidades de crecimiento y voy a luchar porque así sea”, aseguró el gobernador.

Apeló al buen juicio de los integrantes de los sindicatos para fortalecer la modernización del sistema de transporte en el norte del estado y sobre todo, tener la oportunidad de saber qué es lo que la gente piensa y quiere.

Los sindicatos son amigos nuestros, trabajamos en conjunto con ellos, son parte muy importante y voy a seguir trabajando en apoyarlos”, destacó.

En los últimos días, los sindicatos de taxis integrados en el Frente Único de Trabajadores del Volante en Quintana Roo, han realizado una serie de encuentros en donde se analizan las posibles acciones para manifestarse en contra de la realización de la consulta popular que podría traer de regreso las operaciones de Uber en la zona norte.