En el municipio norteño de Lázaro Cárdenas evoluciona una tormenta priista cuyo granizo ya impacta en el rancho del alcalde de Nueva Alianza, Emilio Jiménez Ancona, quien pretende reelegirse pese a tener todo en contra. En estas condiciones el ex dirigente magisterial es candidato a la derrota más escandalosa.

Los priistas de ese municipio maya se saben sacrificados de nuevo por su partido y ya iniciaron una revuelta para derrumbar la candidatura de Emilio Jiménez, cuyo partido aporta –al menos en teoría– 417 votos del magisterio, microscópicos ante la musculatura de una base priista que por décadas llevó la voz cantante en esa demarcación cercana al impredecible Cancún.

Orlando Emir Bellos Tun –dirigente municipal del PRI e hijo del ex alcalde Orlando Bellos Velázquez– encabeza la inconformidad de líderes con arrastre popular, entre ellos el ex alcalde Arsenio Balam Helguera. Este ejército experimentado no está dispuesto a permitir el libre paso al holboxeño Emilio Jiménez, quien no respetó la palabra empeñada y bateó los compromisos que asumió en la anterior campaña con priistas que lo llevaron al triunfo en la elección de 2016.

Otro factor nocivo para Emilio Jiménez es la intervención de su operador estrella: el “profesor” Javier Novelo Ordoñez, exalcalde priista de Felipe Carrillo Puerto con desempeño negativo como director del Instituto Estatal para la Educación de Jóvenes y Adultos.

En el horizonte cobra fuerza la candidatura de la ex alcaldesa panista Trinidad García Argüelles, quien iría respaldada por PRD y Movimiento Ciudadano y puede capitalizar la inconformidad de los priistas ofendidos y en rebelión; a su vez, Morena tan sólo puede ofrecer el potencial ofensivo de su candidato presidencial.

Otro profesor casi en el oasis

Caso opuesto el del alcalde de Bacalar, Alexander Zetina Aguiluz –también de Nueva Alianza–, quien persigue la reelección y puede salirse con la suya porque las dos coaliciones rivales son dominadas por la ambición.

Hernán Villatoro y Mauricio Morales, eternos líderes del PT estatal, están decididos a cerrarle el paso a toda costa a su excompañero de partido, Rivelino Valdivia Villaseca, a quien la candidatura se le está escurriendo de las manos.

El PT está imponiendo al desconocido Amílcar Puc Noh, un joven con trabajo partidista de muchos años en el PT, leal a Villatoro y Mauricio Morales, dinamitando los arreglos sostenidos con alfileres en el chilpachole de fuerzas que integran Morena y el PES.