Carlos Castillo/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El gremio taxista de la comunidad de la ribera del Río Hondo, exige a las autoridades de los tres niveles de gobierno garantizar la seguridad en las vialidades  rurales,  para evitar ser blanco de robos y asaltos a ruleteros señaló el líder de los taxistas del Suchaa, en la ribera del Río Hondo, Hermenegildo Cervantes.

Informó que aunque los robos y asaltos no les han afectado directamente, pero considerando que en las comunidades los robos a casa habitación están desatados y aunque los daños solo han sido materiales, temen por este sector dedicado al transporte de pasaje.

También te puede interesar: Sancionan a taxistas por 'piratear' pasaje en Bacalar

Dijo que los taxistas dejan de dar servicio a partir de las ocho o nueve de la noche, pues además de que el servicio disminuye a esas horas, y de requerirse únicamente se realizan viajes a comunidades cercanas o a la capital del Estado.

Agregó que desde el sindicato tiene sus propios filtros para que delincuentes no ingresen a delinquir vistiéndose de taxistas, pues la mayoría de las personas que manejan un automóvil de servicio público son conocidos dueños de concesiones o parientes de estos.

“Como gremio tenemos diversos filtros para evitar que la delincuencia ingrese a las filas del sindicato, conocemos a todos y cada uno de los choferes, pero no podemos controlar las personas que se dedican a delinquir afuera en las comunidades rurales esa es cuestión de las fuerza pública”.

Señaló que se necesita garantizar la seguridad de los taxistas y los usuarios, además de los habitantes de las 14 comunidades rurales de la ribera del Río Hondo, con mayor presencia de los cuerpos de seguridad Estatal y municipal, principalmente en las zonas más alejadas de la cabecera municipal, en la zona limítrofe con Belice, pues debido a que están a más de cien kilómetros de la ciudad difícilmente llegan las autoridades.

“No tenemos registrados casos pero como está la cosa con la inseguridad, hay temor por parte de los taxistas, pues nosotros nos dedicamos a prestar un servicio de la mejor manera, pero no es justo que al ingresar a una zona ande uno con temor que lo asalten o golpeen por robarlo trecientos o cuatrocientos pesos que es el promedio de lo que saca un taxista en día arduo de trabajo, y de ahí tiene que sacar combustible”, comentó.