Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Alrededor de 20 impactos de bala terminaron con la vida de un sujeto a bordo de una camioneta tipo Kia, que transitaba sobre avenida Yaxchilán, a la altura de la Supermanzana 18.

Los hechos ocurrieron minutos antes de las 20 horas de este miércoles, en las inmediaciones de la Casa de Cultura en Benito Juárez.

De acuerdo con información preliminar, los responsables de la agresión viajaban a bordo de un vehículo compacto y utilizaron armas de calibre .45 y nueve milímetros.

También te puede interesar: Autoridades priorizan esclarecimiento de muerte de periodista

Los hechos fueron reportados al número de emergencias 911, por lo que de inmediato acudieron elementos de seguridad y paramédicos, sin embargo estos últimos sólo constataron que el hombre ya había perdido la vida.

Tiempo después arribaron peritos criminalistas quienes recuperaron en el lugar de los hechos, veinte casquillos percutidos y posteriormente trasladaron el cadáver a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), para la necropsia de ley.

Hasta el momento se conoce que el sujeto vestía camisa a cuadros y pantalón negro y que el cuerpo presentaba múltiples heridas por arma de fuego.

Asimismo se sabe que el hombre intentó escapar de la agresión en modo reversa, pero las balas lo alcanzaron y este se impactó contra otro vehículo compacto que transitaba por el lugar.

Ejecutado en la Sm. 216 era vendedor de elotes

Vendedor de elotes resultó ser el joven que fue encontrado sin vida en un terreno que es usado para guardar materiales de construcción en la Supermanzana 216, hechos registrados la mañana del pasado lunes.

Bajo la carpeta de investigación 395/2018 quedó registrada la muerte del joven de 22 años con iniciales J.M.S., cuyo cuerpo estaba maniatado hacia la espalda y tirado boca abajo entre unos montículos de tierra, en el citado terreno ubicado entre las avenidas Chac Mool y Niños Héroes.

Familiares de la víctima se presentaron ante el Ministerio Público para iniciar con los trámites correspondientes para identificar de manera oficial al occiso, así como reclamar el cuerpo.